Decidir sin miedo o miedo a decidir

Decidir sin miedo es imposible, la toma de decisiones siempre implica un riesgo. Cada persona tiene una forma particular de afrontar las incertidumbres.

Decidir sin miedo a equivocarse

Decidir sin miedo es imposible, ya que la toma de decisiones siempre implica un riesgo; una encrucijada. Cada persona tiene una forma particular de afrontar la incertidumbre ante las decisiones; unos, son amantes del riesgo mientras que otros calculan hasta el último dato, unos se dejan llevar por la intuición y también están los que calibran posibilidades….De una forma u otra TODOS intentamos responder a ¿Qué es mejor?, ¿escuchar los sentimientos o la razón?¿escoger por mi mismo o dejarme asesorar?¿Decidir con rapidez o esperar a lo seguro?

¡DESENGÁÑATE!

No existen fórmulas magistrales…Quizá, lo más adecuado sea tomar decisiones centradas en los propios principios, aquellas que, aunque nos cuesten, nos ayuden a lograr nuestros objetivos y que están en consonancia con nuestros valores.

Las decisiones son tan inevitables como necesarias y, de hecho, marcan el rumbo de nuestras vidas. Decidir sin miedo y con coherencia, con una visión equilibrada, comprometiéndose con el camino escogido, es la mejor forma de llevar nuestra vida a donde queremos.

EL PODER ELEGIR: reconoce el poder que nos dan las decisiones. Ahora; ya no sirve lamentarse, de la propioaindecisión ni culpar a los demás.

ES IMPOSIBLE NO DECIDIR aún cuando dudamos estamos decidiendo no dar todavía ningún paso, cuando estamos quietos consentimos. Solemos contar con más alternativas de las que pensamos incluso cuando dependemos, en mayor o menor medida, de las decisiones de los demás.
La capacidad de decidir está ahí, podemos decir SI, NO o BUSCAR otras alternativas. Podemos decidir qué decir primero, qué valoramos más.
Cada elección habla de nosotros; de nuestro carácter, valores y principios, de nuestra historia, de nuestros gustos. Las decisiones nos definen y definen nuestra identidad

LEER MÁS  Síndrome del cuidador-cuidar del que cuida

DECISIONES ORIENTADAS: las decisiones más gratificantes son las que nos dirigen hacia una meta, aceptando la responsabilidad que implican. Decidir sin miedo para lograrlo:
1. Decide con integridad: separa lo que tu quieres de lo que los demás quieren de ti y decide si das prioridad a tus necesidades o a las del otro. Define y conoce tu escala de valores y vive en consonancia con ellos
2. Equilibra tu visión: intenta ver, ante cada alternativa ambos lados de la realidad; la que nos agrada y la que nos disgusta así conocerás las pérdidas de tu decisión, pero también las ganancias
COMPROMISO Y ACCIÓN: es importante conocer tanto nuestros puntos fuertes como los débiles. Enfrentarnos a las situaciones sin reconocer nuestras limitaciones es temerario e infravalorar nuestras capacidades nos deja abatidos por el miedo. RECONOCER EL MIEDO NO ES LO MISMO QUE PARALIZARSE POR ÉL (el miedo a decidir se va decidiendo y recordando que la inmovilidad y la duda, estamos decidiendo

9 ayudas para decidir sin miedo

1.RECONOCE TUS ESTRATEGIAS: ante una decisión piensa: suelo buscar consejo……se valorar los pros y los contras de las posibles alternativas……..atraso y atraso y atraso cada decisión por pequeña que sea……..buscas adivinar lo que los demás esperan de ti….actúas sin reflexionar

2.DESCUBRE EL POR QUÉ: intenta descubrir qué miedo o qué necesidad se esconde detrás de tu estrategia:
– Reconoce tu temor
– Identifica en qué te paraliza
– Afróntalo:

– si necesitas el consenso con los demás y temes que rechacen tu opinión
– si necesitas controlarlo todo por que temes equivocarte
– te cuesta comprometerte por temor a las responsabilidades…..

3.ACLARA LA FINALIDAD: es útil preguntarse para qué…donde quiero llegar…. Qué quiero conseguir a corto y a largo plazo…. Que es lo más importante en este momento…..

LEER MÁS  Manejar la ira y evitar secuestro emocional

4.PASA A LA ACCIÓN: mantenerse en la indecisión nos puede pasar factura:

– El paso del tiempo puede acortar nuestras posibilidades de decidir por nosotros
– Los conflictos no resueltos nos crean tensiones internas que se van acumulando. Los temas no resueltos nos restan energía y atención
– Liquidar tareas pendientes nos despeja la mente nos permite dedicar energía a otros objetivos

5. REPOSA LA DECISIÓN: valora desde la calma, cada situación es diferente. Es necesario priorizar los asuntos y abordarlos en orden de importancia. En momentos de crisis no tomes decisiones de peso.

6. CALIBRA LAS CONSECUENCIAS: para ti y para tu entorno, analiza las consecuencias tanto de decidir como las de no decidir, reconoce tus impulsos.

7. RAZÓN Y EMOCIÓN: ya sabes que no podemos dividirlas, aunque queramos separarlas, funcionan de manera unida, utiliza tu razón para aliarte con tus emociones

8. BUSCA LA MEJOR AYUDA: las emociones dan una inteligencia instantánea son útiles indicadores de atracción, rechazo, bienestar….la razón nos da una guía de conocimiento necesaria para esas sensaciones con la información y experiencias anteriores de que disponemos

9. RESUELVE DE MANERA CREATIVA: se basa en dos principios:
– Aumenta la comprensión y nos permite ver la situación desde diferentes puntos de vista
– Abre la mente, busca y visualiza las alternativas motivándonos al cambio (recuerda que es difícil eliminar los problemas si siempre actuamos de la misma manera)

1 pensamiento sobre “Decidir sin miedo o miedo a decidir”

  1. Pingback: Prevención drogodependencias: el cine para inculcar valores

Los comentarios están cerrados.