EL MÉTODO: LA TERAPIA COMO TRATAMIENTO

El método: la terapia como tratamiento

El método: la terapia como tratamiento es tan diversa como diferentes y numerosas pueden ser las sustancias y las conductas sobre las que las personas pueden adquirir dependencia. En cualquier programa terapéutico de una persona con adicción, se dan varios objetivos a conseguir durante el proceso de tratamiento.

La intervención comienza con una evaluación donde recogemos información sobre el problema en diferentes áreas (personal, familiar, social, de salud,..), esto nos permite comprender la situación y diseñar el tratamiento más adecuado a cada situación personal.

Durante el tratamiento, se pondrán en práctica estrategias y herramientas necesarias para que la persona supere sus dificultades y mantenga los cambios a lo largo del tiempo. La participación activa es fundamental para conseguir buenos resultados.

Seguimiento y  mantenimiento

Es necesario que los cambios iniciados durante la terapia se mantengan en el contexto habitual de la persona; esto se consigue en la fase de seguimiento, cuando se trabaja el mantenimiento y generalización de los resultados y la desvinculación progresiva del terapeuta. En definitiva, el individuo logra recuperar un funcionamiento psicosocial que le reporta bienestar y satisfacción personal.

Y es imprescindible que la persona cambie su estilo de vida anterior por un estilo de vida más saludable. De esta forma la probabilidad de que mantenga la abstinencia a largo plazo aumenta. La realidad nos muestra que un cambio en el estilo de vida no siempre es fácil, especialmente en los adictos a opiáceos, y el éxito dependerá de múltiples factores, tanto de la propia persona como de su entorno: familia, medio social, oportunidades, otras enfermedades, madurez, etc.