Interpretar la realidad: Observaciones y juicios

Cuando nos sucede algo en nuestra vida, las personas tendemos a interpretar la realidad. Los pensamientos pueden ser de dos tipos: Observaciones y Juicios.

Cómo cambiar nuestra forma de interpretar la realidad: Técnicas cognitivas

Cuando nos sucede algo en nuestra vida, las personas tendemos a interpretar la realidad, a darle cierto valor en función de las creencias o los valores que tengamos.

Los pensamientos que cada uno de nosotros tengamos ante un hecho determinado pueden ser de dos tipos:

1. Observaciones: Éstas son adecuadas a la la hora de interpretar la realidad que tenemos delante, por ejemplo decir el color de la camisa que vemos en un escaparate. La camisa es azul.

2. Juicios u opiniones: Éstos no son ciertos o adecuados a la hora de interpretar la realidad totalmente. Siguiendo el ejemplo anterior, si decimos que la camisa de del escaparate es bonita no todas las personas estarán de acuerdo.

¿Hasta que punto puede afectar realizar una observación o un juicio sobre un hecho concreto?

Las observaciones no suelen generar alteraciones emocionales mientras que los juicios u opiniones generan alteraciones emocionales desproporcionadas.

Para guiar nuestro comportamiento y nuestras actuaciones lo más adecuado seria basarnos lo más posible en observaciones de la realidad y no en juicios u opiniones, ya que las observaciones son reales y darán lugar a comportamientos adecuados. El mayor problema se produce cuando emitimos juicios sobre hechos, importantes para nosotros, y estos juicios son erróneos y exagerados y creemos que son verdad al 100%.

Las ideas irracionales y sus características

La Terapia Racional Emotiva parte de la base de que no son las situaciones en sí las causantes del malestar o estrés, sino, que tienen principal importancia en ello, los pensamientos. Es decir, gran parte de culpa para que sintamos estrés la tiene la forma cómo interpretamos las situaciones y sus consecuencias.

Los errores que cometemos al interpretar lo que nos pasa son los causantes de gran parte de la alteración o malestar que sentimos en determinados momentos. Hemos observado cómo hay determinados hechos que a casi todo el mundo afectan y ante los que casi todas las personas reaccionan alterándose en algún grado:

LEER MÁS  Motivación y adicciones

– Si pierdo mi trabajo sin haber hecho nada para perderlo.
– Si mi pareja decide “separarse”
– Si hay un cambio brusco en mi vida: ir a la mili, cambiar de ciudad, tener un hijo.

Sin embargo ante estas situaciones, no todo el mundo presenta el mismo grado de alteración. Hay personas que se pueden sentir más o menos mal, pero hay otras que pueden quedar destrozadas o imposibilitadas para llevar una vida normal. Por lo tanto podemos pensar que las situaciones por sí solas no son las causantes del estado de ánimo alterado sino que está en la manera de interpretar la realidad, una situación concreta y de las consecuencias que pueden derivarse para esa persona.

Veamos el siguiente ejemplo:

Situación: Pérdida de la pareja.

Pensamientos A: No lo voy a aguantar, qué voy a hacer ahora sin ella, todo este tiempo perdido, es lo más horrible que me ha podido suceder.

Sentimientos A: Respuestas fisiológicas alteradas: tristeza, llanto, desesperanza, ansiedad, angustia,…..
Respuesta que podemos dar: llamadas constantes a la ex pareja para pedir explicaciones, no entender el porque de la ruptura y no dejar de pensar constantemente en ello impidiéndonos avanzar y pasar página,….

Si conseguimos cambiar nuestra forma de interpretar este suceso…….

Pensamientos B: Esta relación ha salido mal, no nos entendíamos en muchas cosas, seguro que al principio lo pasaré un poco mal, pero a la larga es mejor dejarlo, quizás pueda conocer a otra persona.

Sentimientos B: Respuestas fisiológicas menos alteradas: dolor acorde con la situación que estamos pasando pero sin exagerar,……
Respuesta que podemos dar: buscar el apoyo de personas importantes, seguir realizando actividades aunque nos acordemos de esto, permitirnos conocer nuevas personas dándonos una nueva oportunidad.

Los pensamientos irracionales, que no se ajustan a la realidad, nos hacen sentirnos mal, nos hacen distorsionar la realidad y no nos permiten conseguir nuestros objetivos, hacen que nos sintamos mal de forma desproporcionada y que actuemos de forma incorrecta. No nos permiten interpretarla realidad de forma realista.

LEER MÁS  Ansiedad y mecanismos de adaptación

Para conseguir una interpretación más adecuada es aconsejable realizar un debate en torno a las ideas irracionales (poco realistas) que podemos llegar a tener.

Debate de las ideas irracionales

Los pensamientos irracionales son como fantasmas, y como ellos no son reales. Así pues, si el pensamiento irracional no es cierto, no tiene sentido que lo pasemos mal por su culpa, y por ello hay que poner en duda estos pensamientos y comprobar y si son reales o no.

El objetivo es desechar aquellos pensamientos que tengamos que no son ciertos, no se ajustan a la realidad y, por lo tanto, sustituirlos por otros más lógicos, realistas y adaptativos capaces de generar emociones y conductas más adecuadas.

Para ello puedes hacerte preguntas encaminadas a conocer la evidencia o certeza del pensamiento, es decir, encaminadas a evaluar su absoluto ajuste con la realidad.

¿Es totalmente cierto este pensamiento?; ¿en qué pruebas me baso?;¿son éstas una buena prueba de su certeza?,¿puedo probarlo?;¿podría existir otra explicación u otra forma de pensar más realista?;¿eso es así para todo el mundo?;¿me ha ocurrido en otras ocasiones la situación y ha sido así?¿le ha ocurrido a otras personas?; ¿puedo encontrar pruebas de lo contrario?;¿es un hecho probado científicamente? (utiliza cualquier pregunta que puedas realizar para evaluar la veracidad o falsedad del pensamiento).

Preguntas encaminadas a evaluar la magnitud de las consecuencias, en caso de que el pensamiento fuera cierto.

¿Serían tan terribles las consecuencias? ¿Qué ocurriría si…? ¿A cuántas áreas de mi vida afectarían? ¿Podría encontrarse bien aun cuando esto sea sí? ¿Hay otras personas a quienes le haya ocurrido y cómo lo han vivido?¿Podría soportarlo?

Preguntas que intentan evaluar los efectos de pensar de esa manera.

¿Qué consecuencias tiene para mi pensar así? ¿Me ayuda a solucionar mis problemas? ¿Consigo algo con ello?¿Merecería la pena pensar de otra manera? ¿Me hace sentir bien?

1 pensamiento sobre “Interpretar la realidad: Observaciones y juicios”

  1. Pingback: Resolucion de conflictos actuacion | unidesdro

Los comentarios están cerrados.