Mentira y autoestima: pseudología fantástica

Mentira y autoestima conceptos que van de la mano. La persona insegura, que duda de sí misma puede mentir para causar una impresión favorable en los demás.

Mentira y autoestima son dos conceptos que van de la mano. La persona insegura, que duda de sí misma puede mentir para causar una impresión favorable en los demás. Mentir es un recurso fácil de valer sin tener que pasar por esfuerzos, aunque el precio que se corre es la posibilidad de ser descubierto. Mientras que la persona sincera no tiene que vigilar la versión que da de sus anécdotas y los episodios vividos, porque los transcribe al dictado de su memoria, en cambio el mentiroso debe controlar qué versión da de su historia, para que resulte coherente con la escuchada por cada persona ante la que ha presumido. Contra más se cae en la tentación de mentir más difícil es controlar las versiones dadas.

Mentira y autoestima: Pseudología fantástica

El hábito de mentir se puede transformar en un trastorno de la personalidad que podríamos llamar “pseudología fantástica” que es una compulsión a imaginar una vida, unos acontecimientos y una historia en base a causar una impresión de admiración en los espectadores.

  • Este afán por impresionar se basa en la necesidad de resultar valiosos e geniales por medios tramposos ya que por los naturales de la simpatía y ser espontáneos dudamos sobre poder conseguirlos.
  • Refleja la ambición de ser dignos de amor y ojito derecho de los demás como lo éramos de los padres.
  • Pone de manifiesto nuestra profunda duda de no ser dignos en base a la distancia, la dureza, el aislamiento y la falta de adaptación que sufrimos.
LEER MÁS  Adolescencia y adicciones

El mentiroso fantasioso:

  •  Coge el atajo de robar atención y aprecio por la vía del fácil engaño (las palabras son cómodos sustitutos de los hechos), tal vez se siente mucho mas modesto de lo que su ambición soporta.
  • No se conforma con ser una persona cualquiera, sino que desea ser siempre una personalidad de primera magnitud, digna de envidia, para ello necesita la mentira.
  • Siente placer por experimentar, durante un corto periodo de tiempo, sus sueños, satisfaciendo sus necesidades de una forma engañosa y que nunca será completa, así; fantasía tras fantasía siente que su sueño se vuelve tan real que casi lo puede creer. Mentira y autoestima se dan la mano. Quiere llegar a donde su mirada alcanza sin haber mirado cuál es su escalón actual.
  • Para evitar ser descubierto tiene que hacer lo mismo que su actor representa: esforzarse tanto, como si uno fuera esa persona inventada, que realmente uno se confunda y olvide de quien es realmente. El personaje suplanta al yo, con lo que su personalidad se instala en una base falsa y muy peligrosa, porque los halagos que recibe no están dirigidos al Yo auténtico, sino al falso, con lo cual no logra sentir lo que le gustaría sentir: sus dobles vínculos impiden que los placeres le lleguen. La mentira y autoestima comienzan a descarriar, la persona se siente más insatisfecha y encuentra más motivos para mentir. Su afán de caer bien produce el efecto contrario de que los demás se decepcionen desconfíen.
LEER MÁS  Desintoxicación y deshabituación: Unnidesdro clínica

La cura del mentiroso es reconocerle su necesidad de admiración y sus méritos verdaderos (profesionales, de cultura, relaciones interesantes, etc.) con suficiente persistencia (porque si ha caído en la mentira es por impaciencia) y seguridad (garantizando con pruebas evidentes las suposiciones).

Jugar limpio, ser nosotros mismos, es el mejor camino para ser aceptados por los demás. Lo primero es que nos acepten aun siendo humildes y mediocres. Una vez conseguida esta aceptación básica entonces se puede intentar el asalto al mérito, que ya no será un mérito agresivo (de esos que aunque la persona valga mucho nos da igual porque nos cae antipática) sino un afán de darnos más, de buscar una mayor cualidad, de jugar más fuerte, una activa entrega para participar, colaborar, sugerir y animar la vida familiar, los equipos de trabajo, los grupos de amigos o la excelencia profesional.

1 pensamiento sobre “Mentira y autoestima: pseudología fantástica”

  1. Pingback: Autoestima y manipulación - unnidesdro

Los comentarios están cerrados.