Motivación y adicciones

La motivación es un fiel reflejo de la personalidad, que se observa mas en las conductas, los ideales, las actitudes y los propósitos que en las ideas.

Motivación y su importancia para control de Adicciones

La motivación es el conjunto de razones que explican los actos de una persona:
– Cuando se trata de un estímulo externo el que mueve a la persona a hacer determinada cosa decimos que actúa por INCENTIVO.
– Cuando se trata de valores y/u objetivos los que motivan la conducta hablamos de la conducta motivada por INTERÉS.

La motivación es un fiel reflejo de la personalidad. Una personalidad se refleja mas en las conductas, los ideales, las actitudes y los propósitos que en las ideas.

Un ejemplo sencillo en el que cinco personas se ofrecen a ayudarte:
– La primera actúo por vanidad (“que los demás vean que caritativo soy”).
– Otra por autoafirmación (“estoy consiguiéndolo: puedo dar y ayudar”).
– Otra por autodefensa: (“si no me ven ayudarle, van a pensar que estoy mal”).
– Otra por compasión: (“pobre diablo: está hecho polvo, voy a ayudarle”)
– Otra por obligación: (“ mi deber es cumplir con mis obligaciones”).

Las motivaciones, en tanto que son el motor de la conducta, definen el perfil psicológico de una persona. Es importante conocer cuales son los valores que se encuentran en la base de estas motivaciones y cuál es la necesidad o carencia que tratan de satisfacer.

LEER MÁS  Conducta depresiva: cómo combatirla

Ocurre, como es el caso de las adicciones, que en muchas ocasiones tenemos motivaciones incompatibles entre sí, y que nos hallamos frente a valores que son alternativos y excluyentes: o logramos éste o logramos el otro, pero no los dos juntos. Es decir, “no es posible comerse el pastel y al mismo tiempo guardarlo”, como tampoco es posible “dejar las drogas, si quieres seguir consumiéndolas en el futuro”.

Cuando ciertas motivaciones amenazan a nuestro propio yo, automáticamente las disfrazamos: utilizamos los autoengaños para disimular el conflicto. Ej. Alguien que quiere abandonar el programa de tratamiento, pero al mismo tiempo trata de convencerse que ya no tiene deseos de consumo, puede auto convencerse de que lo hace por que la mejor manera de demostrar que está bien es poniéndose a prueba “en la calle”.

Otras personas, inician un programa para abandonar las drogas, y se encuentran fastidiados, cansados, porque nada les interesa. Su sistema motivacional es inconsistente por no haber definido bien ni sus valores, ni las metas que persigue las tiene bien claras, ni se plantea objetivos para alcanzar esas metas. Es importante tomar conciencia de las motivaciones, porque es eso lo que va a permitir los procesos de transformación y progreso, que pueden llevar a la persona a deshabituarse y rehabilitarse de su adicción a las drogas.

La motivación tiene que ver con aquello que moviliza al sujeto para ejecutar una actividad, es decir, una persona está motivada cuando emprende algo con ilusión, superando el esfuerzo que deba realizar para obtenerlo. Así, podemos definir la motivación como el proceso psicológico por el cual alguien se plantea un objetivo, emplea los medios adecuados y mantiene la conducta con el fin de conseguir dicha meta (Trechera, 2000).

LEER MÁS  Drogodependencias y curiosidades consumo alcohol: DEL OXY-SHOT AL EYEBALLING

Así, se distingue entre:
Motivo. energía que desde el interior del organismo nos impulsa a la acción los (instintos, los impulsos o las necesidades).
Incentivo. Fuerza externa que activa una conducta (refuerzos, recompensas).
Expectativas: energía interna por el cual el individuo decide priorizar/comparar unos objetivos sobre otros. Existen 3 tipos de expectativas

– de control: el grado en el que la persona siente que es capaz de manejar la situación o generar cambios en ella
– de auto eficacia; el grado en el que se siente válido para gestionar las cosas y que, en general, los problemas de la vida se pueden resolver
– de resultado: se refiere a la idea de que el esfuerzo implicado en un problema, va a servir de algo.

La motivación es un fiel reflejo de la personalidad, que se observa mas en las conductas, los ideales, las actitudes y los propósitos que en las ideas.

Motivación y adicción