Móviles en niños y adolescentes

Con los móviles adquirimos grandes ventajas, podemos tener mayor autonomía y crear espacios personalizados donde generar contenido, consultas y diversión.

La utilidad de las nuevas tecnologías: los móviles

Con la llegada de los móviles adquirimos grandes ventajas, pues nos permite tener mayor autonomía y crear un espacio personalizado donde genera contenido, consultas y diversión.

Esto permite a los adolescentes desvincularse de los padres ya que pueden estar “virtualmente ausentes” manteniendo relación con otros a través de redes sociales y de comunicación escrita por lo que ayuda al establecimiento de relaciones interpersonales. Se convierte así en una auténtica actividad de ocio (juegos, música, vídeos, etc) y de comunicación.

La identidad y prestigio también están muy presentes, tanto en los adolescentes como en los adultos; la marca, el modelo, las prestaciones, es decir la moda, marca un estilo de conducta y unos valores. El potencial atractivo consiste en que sea móviles de última generación e innovadores.

¿Qué son el abuso y la dependencia a los móviles?

Cuando hablamos de dependencia a drogas, entendemos que se utilizan de forma excesiva y que a la persona le produce problemas. El uso continuado, la tolerancia (consumir cantidades cada vez mayores), el síndrome de abstinencia (malestar si no se consume la droga) y la ansiedad y necesidad psicológica cuando no se posee o no se puede tomar la sustancia son algunas de las características más importantes.

¿Y si pensáramos todos los síntomas que produce el consumo de drogas desde la perspectiva del uso del móvil? ¿Sería comparable? La respuesta es que SÍ.

Un creciente número de estudios demuestran que las Adicciones Tecnológicas existen, a pesar de que los manuales diagnósticos todavía no las recogen como enfermedad.

Hay una serie de criterios que todas las adicciones comparten:

Utilización excesiva, asociada a una pérdida de percepción del tiempo (el tiempo pasa rápido y dejamos de atender otras necesidades o motivaciones como hacer actividades o dormir, comer, etc).

Tolerancia, cada vez utilizamos más el teléfono y queremos un mejor equipamiento (mejores móviles, más prestaciones, etc), es decir, cada vez queremos tener más y más.

Síndrome de abstinencia, preocupación, irritabilidad, tensión, ansiedad, depresión, enfados, sensación de vacío cuando no tenemos el teléfono. Aparece todo esto cuando no podemos utilizar el móvil porque estamos trabajando, estudiando, conduciendo (a pesar de ello mucha gente lo utiliza) o nos lo hemos olvidado en algún lugar lo que supone no tener teléfono en un tiempo concreto.

Otras consecuencias negativas, como discusiones con los padres, la familia o la pareja, interferencia con actividades escolares, laborales o de ocio, aislamiento de los amigos, no dormir por utilizar el teléfono, etc.

LEER MÁS  Preocupación patológica II : su tratamiento

Por qué controlar que no se pase de uso a abuso

1. El atractivo de las nuevas tecnologías favorece el abuso, pues provoca fascinación y deseo de utilizarlo ya sea por modelado social, influencias publicitarias y/o sobrevaloración de los efectos positivos de su uso.
2. Puede disminuir el rendimiento escolar, al aumentar el tiempo de uso del móvil (al igual que el ordenador, videojuegos) disminuye la dedicación a otras actividades con la particularidad de que el móvil lo puedes llevar siempre y a cualquier lugar.
3. Puede aislar al adolescente, a pesar de ser un instrumento de comunicación, el utilizarlo puede hacer que el adolescente se separe del resto de miembros de la familia, “cultura de dormitorio” (encerrarse en la habitación a conectarse a internet, jugar a videojuegos o utilizar los móviles).
4. Puede desencadenar problemas familiares, relacionado con el aislamiento, puede deteriorar la comunicación con los padres y el control conductual por parte de los mismos.
5. Puede disminuir el aprendizaje natural de habilidades reales de socialización como afrontar situaciones complejas ya que a través del móvil podemos evitar resolverlas cortando la comunicación; no aprender habilidades básicas de comunicación y relación con los iguales.
6. Los problemas emocionales y de conducta favorecen el abuso o adicción
7. El abuso reduce la realización de otras actividades y aumenta el sedentarismo

Consejos para prevenir el abuso

1. Mantener un clima agradable y de diálogo en casa. Dejar que tengan su intimidad pero fomentar la comprensión y comunicación, promoviendo espacios de encuentro, afecto positivo y sincero donde la postura de los padres y de los hijos se pueda comentar sin juicios, dando paso al diálogo y a la negociación.
2. Cuanto más tarde adquieran el teléfono, mejor. La publicidad ejerce una presión importante, no obstante hay que decidir en qué momento se les entrega el teléfono y fijar unas normas de uso (poner horarios, no utilizarlo durante las comidas, realizar las tareas escolares antes de poder darle uso, tener un horario para irse a dormir, apagarlo durante la noche).
3. Tener móviles de prepago. Podemos controlar el gasto y hacer conscientes del mismo.
4. El adolescente debe hacerse cargo de los gastos del móvil (o al menos de parte de ellos). Ayuda a generar consciencia del valor de las cosas, a esforzarse por conseguirlas, a hacerles responsables y a enseñarles a controlar su conducta y de las consecuencias que de ella aparecen. Fomentamos así su madurez.
5. Enseñarles a ser críticos con la publicidad.
6. Poner reglas claras de cuando y cómo se utilizará el móvil

CONSEJOS DE UTILIZACIÓN CONSEJOS DE UTILIZACIÓN
1. Poner límite de hora por la noche, apagarlo y no dejarlo en la habitación 5. Hacerse cargo del gasto o parte de él
2. Apagar el móvil en clase 6. Apagar el móvil durante la interacción familiar (juegos, conversaciones, comidas, etc)
3. Ponerlo en silencio en lugares públicos (cine, teatro, etc) 7. No contestar al móvil en horarios inadecuados o ante ciertas actividades
4. En casa, dejar el móvil en un lugar público
LEER MÁS  Adicción y biología: enfermedad del cerebro

7. Utilizar el móvil en lugares públicos de la casa

Como saber si mi hij@ tiene un problema con los móviles

El papel de los padres y de los profesores es fundamental para detectar si existe un problema y poder actuar, algunos de los indicadores de que puede existir son:

1. Pasa demasiado tiempo utilizando el móvil
2. Utiliza el móvil en lugares inadecuados a pesar de haber pactado que no lo haría (clase, comiendo, estudiando, haciendo deporte o actividades que requieren su atención,…)
3. Utiliza el móvil hasta muy tarde por la noche
4. Las facturas son altas
5. Aislamiento y poca comunicación en casa
6. Empeora las notas del colegio o tiene problemas en el colegio derivados de ésto
7. Tiene cambios emocionales o problemas de conducta si se le advierte, restringe o prohibe utilizar el móvil

Cómo actuar

1. Comunicación: preguntar sobre cómo se siente, dejar que hable y escucharle para poder entenderle y que sienta que es comprendido. Indicarle que lo más importante es saber que está bien y que no tiene problemas, en el caso de que los hubiesen que sienta seguridad en que los padres le van a ayudar en todo para solucionarlo. No culpabilizar y mantener esta conversación cuando haya calma, no exista ningún miembro enfadado para evitar peleas que no sirven y agravar el problema.

2. Educación: buscar información sobre el problema, preguntarle sobre casos similares en sus amigos o entorno para ver qué comportamientos poco correctos conoce y así generarle discrepancias entre lo correcto y lo que puede estar haciendo.

3. Dar ejemplo adecuado: para ello los padres somos los primeros que debemos cumplir las normas, sino nuestros consejos pierden credibilidad y nosotros autoridad.

4. Negociar: si el problema es puntual o es la primera vez que sucede se puede llegar a un acuerdo en la utilización del teléfono.

5. Disciplina justa, evitar castigos desproporcionados
6. Favorecer la realización de actividades alternativas e incompatibles con el abuso. Conocer para qué utilizan el móvil (aburrimiento, llenar su tiempo de ocio, soledad, diversión,….) y realizar actividades con ellos que lo sustituyan.
7. Buscar ayuda profesional