Perfeccionismo y obsesión

Tenemos que recibir nuestros errores, aprender de ellos y asumirlos como parte de nuestro crecimiento para no caer el perfeccionismo.

Liberarse del perfeccionismo

Todos perseguimos un cierto grado de perfección…pero querer hacer las cosas bien es diferente a obsesionarnos con el resultado de nuestros actos. Tenemos que recibir nuestros errores, aprender de ellos y asumirlos como parte de nuestro crecimiento para no caer el perfeccionismo.

En la película con faldas y a lo loco un acaudalado caballero se enamora perdidamente de una mujer que en realidad es un hombre disfrazado para huir de unos pistoleros que quieren matarlo. “La mujer” intenta hacer comprender a su enamorado que la relación no es posible, pero éste no entra en razones. Finalmente confiesa:

– “No soy una mujer, soy un hombre”
Y el enamorado replica:
– “Da igual….nadie es perfecto”

El perfeccionismo tiene puntos a favor…permite que muchas cosas se hagan mejor y eso, a la larga ahorra tiempo, da claridad a ciertos procesos complejos y motiva la superación, sin embargo, cuando se convierte en un dogma; una máxima de funcionamiento rígida e inamovible, un juez interior duro e implacable que dicta leyes, persigue su cumplimiento y castiga su no cumplimiento, una necesidad que escapa a nuestro control…entonces la búsqueda de perfección se convierte en perfeccionismo.

El desafío de mis defectos

Cuando manejamos una situación y la resolvemos estamos abriendo, casi de forma automática, otra nueva…. En esto consiste el cambio y la evolución… el desarrollo y el crecimiento. SÓLO CUANDO ACEPTE MIS FALLOS, MIS DUDAS E INCERTIDUMBRES, MIS INSEGURIDADES… tendré la oportunidad de cambiarlos.

El perfeccionista:

  •  NECESITA LA SEGURIDAD de que todo se hará tal y cómo el planea, nada puede interponerse en sus planes.
  •  Vive atado al IDEAL DEL SÍ MISMO, DE LOS DEMÁS, DE LAS COSAS Y DE LAS SITUACIONES. Por ello no está a gusto ni consigo mismo, ni con los demás ni con las situaciones, así que, está constantemente buscando su ideal, juzga su realidad de forma extrema y vuelve a empezar.
  •  Esconde INSEGURIDAD, MIEDO E INFRAVALORACIÓN. “YO SOY PERFECCIONISTA….SIEMPRE HE SIDO ASÍ”. El perfeccionista puede justificarse de esta forma ante conductas que en realidad reflejan intolerancia, impaciencia, angustia, injusticia o arbitrariedad…
  • Carece de alternativas y creatividad por lo que tienen menos oportunidades para afrontar adversidades; ante los problemas sufren una gran angustia por su dificultad de adaptación y, además por el miedo a defraudar o a equivocarse, lo que implica un gran coste físico y emocional
LEER MÁS  Interpretar la realidad: Observaciones y juicios

La ilusión del perfeccionismo

Quien busca la superación se enriquece sólo con el hecho de buscarla, con el PROCESO, puede que el resultado no sea exactamente como yo esperaba, o no llegue cuando yo predije…. Pero sigo caminando hacia delante. Al perfeccionista sólo le preocupa el resultado, y este sólo puede ser uno, no hay alternativa, en este contexto; no hay capacidad de aprendizaje

El perfeccionismo es siempre una ilusión, en realidad somos seres imperfectos que construimos vidas perfectamente imperfectas. GRACIAS a que esto es así podemos arrepentirnos, perdonar y ser perdonados…. Recuerda, que sólo tras el perdón, podremos cambiar, crecer y progresar. La imperfección permite buscar nuevos caminos o mejorar los que ya tenemos.

Todos somos únicos e irremplazables y lo somos tanto por lo que tenemos como por lo que no tenemos. Nuestras imperfecciones son parte de nuestra identidad.

Como ser más flexible

1.BARAJA ALTERNATIVAS:

a.Ante una situación a manejar plantéate, al menos tres caminos
b.Cuando elijas uno, no olvides que existen otros
c.No tires la toalla cuando la elección no funcione, elije alguna de las otras que te dejas en la recámara

2.APRENDE DE LOS ERRORES

a.Tras un error no tomes la tajante por respuesta, para, descansa y valora qué puedes aprender de ese fallo

3.SÉ MÁS ESPONTÁNEO

a.Si no juzgas, no te sentirás juzgado
b.Siéntete cómodo siendo tú mismo
c.La conducta es apropiada, si la situación lo requiere; hay momentos de seriedad y momentos de carcajada
d.No importa tanto el resultado como lo que puede dejarte la experiencia

LEER MÁS  Buen envejecer, proceso de envejecimiento saludable

4.REFLEXIONA SOBRE TUS ACTOS

a.En el camino hacia tus objetivos, detente a mitad y pregúntate para que lo estás haciendo

i.Por que hay que hacerlo?
ii.Para superar… a quien?
iii.Por que te has comprometido?
iv.Para que te aprecien?
v.Te satisface hacerlo?

5.CAMBIA TU PRESPECTIVA

a.En ocasiones, hacemos cosas pero no nos llegamos a implicar en ellas, las automatizamos y, así, perdemos conciencia de ellas
b.Se consciente de tus objetivos y elimina presiones innecesarias
c.En esa misma mitad del camino…

i.Hay otro modo de encararlo?
ii.Es posible aplazarlo?

6.PROPONTE NUEVAS METAS

a.Elabora una lista de cosas que no haces por temor a no saber cómo hacerlas o a hacerlas mal
b.Escoge una de ellas y comprometete
c.Date tiempo, no te centres el el logro o el fracaso. Centrate en realizarla
d.No juzgues el resultado, valora como te sentiste mientras la realizabas
e.Sé un explorado de tu vida y no un cazador de resultados

7.CUESTIONA TU PERFECCIÓN

a.La búsqueda obsesiva de perfección nos inmoviliza por el miedo al error o al cambio. Quizá estas consecuencias negativas sólo existan en tus pensamientos
b.¿qué pasa si “tal” objetivo no lo hago perfecto?
c.Responde de forma honesta y te sentirás menos paralizada

8.ACEPTA TUS ERRORES

a.Intenta hacer lo contrario de lo que crees perfecto. Juega a hacerlo mal
b.Al no centrarte en la perfección sino en lo contrario pondrás en juego tus habilidades no por exigencia en el resultado, sino de forma natural
c.Además puede que te diviertas y te relajes…cosa muy complicada con la exigencia perfeccionista

9.CAMBIA

a.Suéltate, no te limites
b.Visualiza tu imperfección y riete de ella