Preocupación patológica II : su tratamiento

Preocupación patológica, tanto las creencias positivas acerca de la preocupación como las negativas pueden llevar a convertirla a ella misma en amenaza.

Preocuparse por estar preocupado

Preocupación patológica se refiere a que tanto las creencias positivas acerca de la preocupación como las negativas pueden llevar a convertirla a ella misma en una amenaza:

Creencia positiva de la preocupación (Preocupación de tipo 1)

Mantenimiento rígido de la bondad y utilidad de la preocupación es buena (ésta es buena y tengo que preocuparme ante los problemas).

  • La persona desarrolla planes de acción hasta que encuentra uno que le satisface, es decir, cuando siente que es capaz de afrontar el problema o cuando ha contemplado todas las alternativas posibles.
  • Estos criterios suelen ser arbitrarios o supersticiosos. La persistencia y repetición de este proceso es la causa de que se implante una preocupación patológica.

Creencia negativa de la preocupación (Preocupación de tipo 2, Meta preocupación)

Estar preocupado por el hecho de estar preocupado, se experimenta la preocupación como incontrolable o dañina para el cuerpo o la mente. La creencia de que la preocupación es dañina se confirma a sí misma, el análisis de la situación confirma las previsiones, la persona se siente mal; pero la primera alternativa que toma es preocuparse para encontrar la solución a su malestar estableciéndose así un círculo vicioso que incrementa la ansiedad y la creencia en la malignidad de la preocupación que se siente como incontrolable.

  • La persona intenta entonces, no pensar, pero sabemos cuanto más se esfuerza, más presentes están sus pensamientos.
  • Cuando en sus intentos de control analiza los resultados obtenidos con su esfuerzo, le surge un sentimiento de falta de capacidad de resolver el problema, que le lleva a esforzarse más y más, incrementando notablemente su problema. Así puede surgir otra creencia negativa de que la preocupación es incontrolable, además de potencialmente dañina lo que incrementa tremendamente la ansiedad.
LEER MÁS  Inteligencia social como competencia

Para reducir la preocupación patológica se tiene salir del marco de procesamiento de la información en el que se está y pasar al nivel metacognitivo, en el que se tiene control de la preocupación. Una de las técnicas para conseguir este distanciamiento es la regulación de la atención de Weells: los sujetos se fijan en sonidos externos en presencia de los estímulos que llevan a la preocupación y cuando se distraen vuelven a ellos.

  • La preocupación es controlable
  • El objetivo es potenciar el modo metacognitivo de pensar: evaluar los pensamientos, contrastar su realidad, suspender la preocupación o redirigir la atención a sucesos más probables.
  • Permite: una mayor estructuración del conocimiento, el desarrollo de planes nuevos y efectivos y reduce la probabilidad de caer en la preocupación patológica.

Meta cognición

 implica ver los pensamientos como procesos que se tienen que evaluar y contrastar; supone que la persona toma una cierta distancia de sus pensamientos y creencias, que no se consideran obligatoriamente como una representación verdadera de la realidad.

Preocupación patológica

implica ver los pensamientos como sucesos reales en lugar de considerarlos como sucesos internos que no tienen necesariamente que reflejar una realidad objetiva. De esta forma, una amenaza pensada se convierte en real en lugar de ser solamente un pensamiento, y en consecuencia se establece el objetivo de eliminarla, evaluándola e intentando establecer estrategias y conductas para reducirla, acabar con ella o vigilarla, como si fuera totalmente real.

Regulación de la atención

Cambio de las creencias negativas de incontrolabilidad de la ansiedad mediante la vivencia de control: por ejemplo, sugiere que se intente limitar la preocupación a un periodo corto y determinado al día. Se le enseña al paciente a estar aquí y ahora para poder ocupar su mente en las cosas que son importantes y que son a los que le conviene dedicarse en ese momento. Cuando la ansiedad es muy alta la exposición a la ansiedad es más efectiva para reducirla que luchar contra ella.
Cambio de creencias positivas de la preocupación: exposición a la imposibilidad o la falta de habilidad para predecir o controlar algunos resultados, es decir, la aceptación del problema. Lo que además ayuda a debilitar la creencia en la propia incapacidad de resolver problemas; ya que la salida del círculo vicioso en el que se ha entrado rompe la creencia en la propia incompetencia y es la forma de aumentar la expectativa de la autoeficacia.

LEER MÁS  Habilidades sociales: cómo entrenarnos

Tratamiento

Cuando se utiliza la preocupación para reducir alguna sensación desagradable se está entrando en la preocupación patológica.
– Si se utilizan las sensaciones como elementos de evaluación de los resultados futuros, que se van a obtener con las acciones planeadas, se corre el peligro de potenciar la preocupación patológica (reforzar el proceso obsesivo).
– Si se intenta explicar el por qué se sienten y extrapolar las consecuencias de sentirlas, se entra en un proceso de rumiación que predispone a la recaída en la depresión.

OBJETIVO: Logro de la conciencia plena (mindfulness):
1. Aceptación de las sensaciones propias permite: evitar rumiaciones y desarrollar la creatividad
2. Controlar los pensamientos empleando un método de entrenamiento en atención que nos ayude a tomar distancia de ellos
3. Meditación (no evitar experiencialmente).
Las sensaciones corporales son un elemento importante de nuestra experiencia y juegan un papel fundamental en la evitación experiencial. En consecuencia, la aceptación de las sensaciones en el camino a la conciencia plena, es un camino adecuado para conseguir resolver todos estos problemas.