Recaídas en drogas: motivos y cómo manejarlos

Recaídas en drogas: si no hay respuesta de afrontamiento, se produce descenso de autoeficacia, sensación indefensión y la persona se abandona a la situación

En la medida en que la persona se rehabilita de su adicción a las drogas y se mantiene la abstinencia, aprende a reconocer las señales iniciales de alarma que preceden a las recaídas en drogas y VA AUMENTANDO una sensación de percepción de control. Cuanto mayor sea el tiempo de abstinencia, mayor será la percepción de control de la persona.

Esta percepción de control se mantendrá hasta que la persona se enfrente a una situación de ALTO RIESGO, entendida como cualquier situación que supone una amenaza para la sensación de control del sujeto e incrementa el riesgo de una recaída potencial.

Situaciones y probabilidades de recaídas en drogas

En un estudio sobre 311 recaídas se asociaron a 3 SITUACIONES PRINCIPALES el 75% de las recaídas. Estas tres situaciones de alto riesgo son:

  • 1) Estados emocionales negativos. 35% de las recaídas
  • 2) Conflictos interpersonales. 16% de las recaídas.
  • 3) La presión social. 20% de las recaídas.
  •  Otras: Estados físicos negativos (síntomas de abstinencia), poner a prueba el control personal, etc.

La probabilidad de recaída disminuye, cuando:
1) la persona es capaz de realizar una respuesta de afrontamiento eficaz en una situación de alto riesgo (Ej. Resistir la presión de grupo con habilidades de comunicación.
2) La persona posee un sentimiento de confianza sobre sus posibilidades de afrontar con éxito una situación de alto riesgo. Su expectativa de SER CAPAZ DE afrontar situaciones de alto riesgo a medida que vayan surgiendo supone un incremento de LA PERCEPCIÓN DE AUTO EFICACIA, una especie de sentimiento de “sé que puedo manejarlo”.

LEER MÁS  Adicción Internet y nuestros hijos

Entre las causas principales de las recaídas o la incapacidad para afrontar con éxito las situaciones de alto riesgo se pueden dar las siguientes razones:

  • No tener las habilidades de afrontamiento necesarias.
  • No dar la respuesta adecuada por haberla inhibido el miedo o la ansiedad.
  • No tener capacidad para reconocer esta situación de riesgo, hasta que es ya tarde.
  • Buscar de forma encubierta la aproximación sucesiva a la sustancia.
  • Disponer o planear de forma encubierta la recaída.
  • Anticipar la recompensa o crearse expectativas positivas sobre el efecto de la sustancia en cuestión, al mismo tiempo que se ignora o no se atiende a las consecuencias posteriores negativas.

Cualquiera que sea la razón, si no se realiza una respuesta de afrontamiento, es probable que la persona experimente un descenso de la auto eficacia, y aumente la sensación de indefensión y la tendencia a abandonarse de forma pasiva a la situación.

Si la situación incluye la utilización de la sustancia como forma de afrontar el estrés, se habrá establecido el marco para una probable recaída.

Cuando se viola la regla de abstinencia se produce el efecto de transgresión o violación de la abstinencia (el EVA). La intensidad de este EVA depende del grado de compromiso anterior o el esfuerzo que se había realizado para mantener la abstinencia, la duración de la abstinencia, o la importancia o percepción subjetiva que le da la persona a ese comportamiento prohibido.

Es decir este efecto EVA se caracteriza por dos elementos cognoscitivo- afectivos clave:

  • La disonancia cognitiva (conflicto).
  • Y la atribución sobre sí mismo de la causa de la recaída (culpa).

Esto suele llevar a una crisis motivacional (una reacción de desmoralización) que socava el compromiso con el objetivo de la abstinencia.

LEER MÁS  Bebidas energéticas y estimulantes, la verdad de las BE

¿Por qué algunos toxicómanos rehabilitados pueden producir su propia recaída?

El beneficio es inmediato: un instante de gratificación. La recompensa de esa gratificación inmediata “sobrepasa” los costes de los efectos negativos potenciales que pueden aparecer en un futuro lejano. ¿Y si esta vez el resultado es distinto?.

¡CUIDADO CON LOS MECANISMOS DE AUTO ENGAÑO!

Concretamente la NEGACIÓN y la RACIONALIZACIÓN son dos de las formas de distorsionar y auto engañarse. Pueden negar tanto el propósito de recaer, como la importancia de las numerosas consecuencias negativas. También se puede recurrir a la racionalización para “buscar excusas” que permitan ciertas licencias y decisiones manifiestamente equivocadas.

Estos dos mecanismos actúan mano a mano para planificar de forma encubierta episodios de recaídas en drogas.

DISPONER DE LA RECAÍDA DE ESTA FORMA PERMITE AL INDIVIDUO EVITAR LA ASUNCIÓN DE SU PROPIA RESPONSABILIDAD POR EL EPISODIO DE RECAÍDA.

Por ello es importante, que la persona en proceso de deshabituación se entrene para reconocer las señales iniciales de alarma que preceden a las recaídas en drogas y como planear y llevar a cabo una serie de estrategias de afrontamiento antes de que sea demasiado tarde para hacer algo.

Por ello, es importante que el adicto que se rehabilita consiga ganar confianza en sí mismo, pero sobre expectativas realistas y de forma progresiva ir consolidándola.