Reinserción e integración social

reinserción e incorporación social entendemos que la persona pueda vincularse a un medio social determinado donde pueda desarrollarse como persona y pueda ser aceptado y considerado como ciudadano sujeto de derechos y deberes.

Por reinserción e incorporación social entendemos que la persona pueda vincularse a un medio social determinado donde pueda desarrollarse como persona y pueda ser aceptado y considerado como ciudadano sujeto de derechos y deberes.

Cuando abordamos la problemática de las personas consumidoras de drogas, pretendemos, como finalidad, su recuperación y su incorporación social.

Elementos clave para que una persona pueda ser considerada como ciudadano y pueda desarrollarse como persona, es decir, que se pueda considerar como persona integrada socialmente, son:

  • Tener cubiertas sus necesidades básicas, que le permitan unas condiciones de vida dignas en el ámbito de vivienda, salud, educación y recursos económicos mínimos garantizados.
  • Tener un sistema de relaciones adecuado que le permitan desarrollar vínculos afectivos y por tanto le permitan sentirse parte de la comunidad.
  • Poder desarrollar una serie de actividades que le permitan ser reconocido socialmente: poder participar de los espacios culturales y de ocio de la comunidad y también de las funciones de producción.

En el proceso de inserción social se pretende que el individuo pase a formar parte del entramado social normalizado, pueda hacer uso de los recursos sociales normalizados y pueda desarrollar un papel activo en su proyecto de vida.

Reinserción e Integración social

Cada persona tiene una historia única. No hay dos personas iguales y por lo tanto no hay dos tratamientos iguales. En todo proceso de incorporación social se deben respetar las características individuales de cada persona.

En este sentido podríamos destacar dos grupos:
1. Aquellos que no han llegado a un grado grande de deterioro y que poseen una estructura social de apoyo, principalmente familiar, que podrían acceder a una normalización e inserción valiéndose de los recursos normalizados sin necesidad de medidas especiales de apoyo.
2. Otro grupo, cuyo deterioro es mayor y que carece de apoyo familiar y social adecuado y que va a necesitar medidas especiales para poder acceder a una inserción social adecuada así como para poder utilizar de forma eficaz los recursos comunitarios que están a su disposición.

LEER MÁS  Estrés: cómo afrontarlo

Este proceso es largo y no es lineal; va a depender de los múltiples factores que van a incidir, tales como avances y retrocesos. Las recaídas en el proceso son un elemento que se debe tener siempre en cuenta, tanto en el diseño de los procesos individuales como en su prevención y tratamiento, de tal forma que puedan ser utilizados como punto de apoyo para la continuación.

Dentro de los recursos comunitarios para la incorporación social de los drogodependientes debemos tener en cuenta las diferentes políticas sectoriales que inciden y se implican en estos procesos de cara a su focalización en los procesos individualizados, mediante actuaciones coordinadas.

Entre los elementos de las diferentes políticas sectoriales se destaca:

  • Terapéuticas: contacto con la red que permite el apoyo especifico, evaluación de las situaciónes de consumo, apoyo sanitario, social y psicológico, mantenimiento del cambio, prevención y tratamiento de posibles recaídas.
  • Políticas de formación y empleo necesarias para la incorporación laboral
  • Políticas culturales de ocio y tiempo libre. Importantes para el desarrollo personal y social del individuo.

El tutor integral para la reinserción

Figura básica para la orientación y el acompañamiento de la persona drogodependiente que ha pasado ya por el proceso de tratamiento y ha dado pasos hacia la incorporación social. Acompañamiento y orientación en el proceso de reinserción.

LEER MÁS  Asertividad: Estrategias para saber decir NO

Además de abordar los déficit en los hábitos laborales, así como la adecuación de las posibles expectativas a las realidades objetivas del individuo en relación con las propias capacidades y con las necesidades del mercado laboral, debe trabajar con el drogodependiente otros ámbitos que son de gran importancia y tienen relación con el crecimiento personal, de tal forma que le permita llegar a un grado de madurez que el posibilite afrontar los problemas cotidianos con sus propios recursos.

Entre estas situaciones a mejorar destacamos las siguientes:

  • La recuperación de un entorno afectivo que le permitan el desarrollo de vinculaciones personales serias, satisfactorias y duraderas.
  • Un entorno físico como lugar de intimidad que le sitúe dentro de una comunidad y el haga participe de un entramado social determinado.
  • El desarrollo de otro tipo de actividades, tanto culturales, deportivas como de voluntariado que le permitan hacer un uso adecuado, útil y placentero del tiempo libre.
  • Debe promover hábitos de aprendizaje y el desarrollo de conocimientos.
  • Fomentar la adquisición de habilidades sociales necesarias que el haga capaz de soportar la presión de su grupo.
  • Mantener vínculos con los recursos especializados de la red asistencial de ámbito local.