¿Sabes cómo gestionar tus emociones?

gestion de emociones

¿Sueles sentirte triste o apagad@ cuando algo no sale como te gustaría? ¿Tienes problemas con el control de la ira? ¿Pasas de la apatía a la euforia de manera abrupta? ¿Descargas tus emociones sobre tus allegados cuando tus expectativas no se ven cumplidas?

Si te sientes identificad@ con alguna de estas premisas, puede que necesites ayuda para aprender cómo gestionar las emociones.

En este artículo, intentaremos arrojar un poco de luz sobre el asunto y explicarte cómo puedes trabajar para reconducir toda esa energía emocional hacia algo positivo.

Cómo gestionar las emociones: algunas técnicas que te ayudarán

Para que puedas manejar mejor tus emociones en el día a día, puedes seguir algunos de los consejos que te damos a continuación:

1. Centra tu atención en otro asunto importante que no tenga que ver con aquello que ha hecho estallar tus emociones. De esta manera, distraerás a tu mente y dejarás de volcar toda tu energía, sea del cariz que sea, sobre un único tema. Ya sea un gran enfado o una intensa tristeza, esta emoción dominante irá dejando paso a otros estados, como la concentración en determinada tarea, y tu torrente emocional se calmará.

2. Pospón tu preocupación para más tarde. Sea lo que sea lo que haya ocurrido, la primera vez que te impacta una emoción es mucho más fuerte que si te permites volver a ella pasado un tiempo. Ya verás como aquello que te había parecido tan grave no lo es tanto, si lo piensas fríamente y con la voluntad de ponerle solución, no solo de sufrirlo.

LEER MÁS  Adicción a las compras, conducta impulsiva

3. Ponte en lo peor… ¿De verdad es tan malo? Piensa en la consecuencia más desastrosa de ese evento negativo que ha desatado tus emociones y tómate un tiempo para reflexionar si, realmente, sería tan horrible. Esto no es más que poner el asunto en perspectiva y tratarlo de una forma más madura y consciente. ¿A que ya no te sientes tan desbordad@? Si, de todas formas, alguna de las posibles consecuencias sigue pareciéndote grave, pensar en todas ellas de forma calmada y reflexiva también te tranquilizará, puesto que podrás anticiparte a ello e incluso hallar una solución. Así, mantendrás la situación bajo control.

gestion de emociones

4. Céntrate en tus virtudes y logros. Cuando las emociones nos superan, solemos culparnos a nosotr@s mism@s, generando sensaciones aún más negativas que las que ya tenemos. En lugar de centrarnos en esto, debemos reforzar nuestra autoestima obligándonos a recordar en qué cosas sí hemos sido buen@s y qué virtudes pensamos que tenemos. De esta forma, recuperaremos la autoconfianza y nos enfrentaremos a aquello que nos hace saltar de otra forma. Lo enfocaremos desde la posición de «yo puedo gestionar esto y lo haré».

5. Aprende a meditar. Aunque, a priori, pueda parecerte un cliché, la meditación no solo ayuda a relajar tu cuerpo gracias a la postura. También te enseña a vaciar tu mente y a despejar de ella los pensamientos negativos que te sobrevengan. Puedes leer artículos más extensos sobre esta técnica ancestral, pero te adelantamos que la clave es la paciencia unida a la constancia. Si practicas un poquito cada día, verás cómo, poco a poco, te sumes en el estado de calma cada vez más rápidamente; estarás aprendiendo cómo gestionar las emociones a través de la concentración en ti mism@. Cuando acabes de meditar, tus emociones estarán mucho más equilibradas y podrás hacer frente a la situación desde un positivo estado de tranquilidad.

LEER MÁS  RESILIENCIA

6. Piensa más allá. Cuando nos sumergimos de lleno en un estado emocional intenso, solemos olvidar que nuestros actos van a tener consecuencias en el futuro más inmediato. Por ejemplo, cuando gritamos a alguien, no pensamos en que luego nos arrepentiremos de ello. Por eso, te sugerimos que cierres los ojos y te imagines a ti mism@ dentro de unas horas, o mañana, o pasado. ¿Cómo va a repercutirte entonces tu actual arrebato de tristeza, enfado, euforia…?

Conclusión de la gestión de emociones

Esperamos que estos consejos te puedan servir a la hora de aprender cómo gestionar las emociones. Pero recuerda: si sientes que tus emociones suelen descontrolarse a menudo y tienen una repercusión notable −y no solo en ti, sino también en tus allegados−, en Unnidesdro te recomendamos que te pongas en contacto con nuestros profesionales. Te enseñaremos cómo gestionar las emociones y te daremos pautas a seguir en tu día a día, hasta que vivir sin que tus emociones te desborden ¡se convierta en lo normal!

gestion de emociones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.