Tag Archives: adicción

  • 0
Trastornos alimenticios o de la conducta alimenticia con más incidencia jóvenes y adolescentes

Trastornos alimenticios

Tags : 

Trastornos alimenticios o de la conducta alimentaria

En los últimos tiempos se está produciendo una gran incidencia de los jóvenes y adolescentes en lo que se han llamado trastornos alimenticios o de la conducta alimenticia, que son:
• Anorexia nerviosa
• Bulimia nerviosa
• Obesidad mórbida.

Son enfermedades que han salido a menudo debatidas y comentadas en los medios de comunicación. La sociedad tiene mucha información sobre estos temas, pero en ocasiones son abordados de forma incorrecta y muchas veces perjudican más que ayudan a las personas con este tipo de problemas, porque en realidad son trastornos más complejos de lo que parecen.

Son muchos los factores que pueden inducir a una niña en edad de desarrollo a caer en este tipo de problemática:
• Imágenes de supermodelos en la televisión o la prensa.
• Ensalzamiento de la delgadez por la sociedad actual.
• Interés y deseos de tener un hipercontrol sobre su vida: estudios, trabajo, comida…
• Baja autoestima.
• Comentarios jocosos sobre su aspecto físico o su peso por parte de amigos o familiares.
• Hiperexigencia personal.
• Comienzo de una dieta regulada al principio.
• Obesidad materna o con algún trastorno depresivo o de ingesta.
• Incremento rápido de peso.
• Cambios corporales propios de la edad…

Una vez que se ha entrado en el círculo de la anorexia o la bulimia es muy difícil salir por uno mismo. Los pacientes con alguno de estos trastornos lo describen muy bien cuando dicen que experimentan tener la mente dividida en dos, porque eso es exactamente lo que les sucede.

Por un lado tienen una parte mala o enferma que les dice que no deben comer, que si comen no van a poder parar de hacerlo y que van a engordar muchísimo y sin ningún freno. Esta parte enferma es terrible porque suele recurrir a insultos, vejaciones y autocastigos si no es obedecida. Por otro lado tiene una parte buena o sana que lucha por sobrevivir, contra la enfermedad. Es esa pequeña vocecilla, que rara vez es escuchada, y que reconoce que se está haciendo daño a sí misma y que sabe que debe comer para seguir viviendo.

Esta lucha interna que experimentan las personas con este tipo de trastornos es horrible para ellos, agotadora y muy dañina, porque es fácil que con el paso del tiempo se llegue a un estado depresivo y de total desesperanza.

A pesar de que los tres son trastornos alimenticios, es necesario señalar algunas de las diferencias existentes entre ellos, porque esas diferencias son las que van a hacer necesario un tratamiento u otro.

Pistas que nos pueden hacer pensar que estamos ante un caso de anorexia nerviosa:

• Disminución de la ingesta.
Preocupación y miedo por coger algo de peso.
• Deseos de estar cada vez más delgada.
• Aislamiento social: pérdida de contacto con amigos, de salidas, de diversiones, especialmente de cenas sociales.
• Dedicación absoluta a estudios y/o trabajo.
• Disminución de las horas de sueño y descanso.
• Aumento de la actividad física y/o deportiva.
• Excusas y/o nerviosismo frente a la comida.
• Ingesta lenta.
• Troceo y esparcimiento de la comida en el plato.
• Pérdida del periodo o amenorrea.
• Cambio de carácter, agresividad, negación del problema.
• Oculta o tira la comida.
• Desaparición de cualquier tipo de interés sexual.

Pistas que nos pueden hacer pensar que estamos ante un caso de bulimia nerviosa:

• Preocupación por la imagen corporal.
• Cambios de estado de ánimo muy bruscos: pasan de la euforia al decaimiento más absoluto.
• Problemas para controlar la ansiedad.
• En ocasiones conducta seductora o provocativa: que se expresa también en la forma de vestir.
• Impulsividad.
• Uso de laxantes y/o diuréticos.
• Atracones habituales seguidos de vómitos o ejercicio físico excesivo para compensar.
• Descontrol en distintos ámbitos de su vida: amigos, relaciones sexuales, comida, estudios…
• Intento de seguir alguna dieta.
• Ansiedad ante la comida y especialmente después de la ingesta.
• Esconde la comida.
• Roba dinero para comprar comida.
• Conducta nerviosa e inestabilidad emocional.

Pistas que nos pueden hacer pensar que estamos ante un caso de obesidad mórbida:

• Peso muy por encima de lo normal para su estatura y edad.
• Introversión e aislamiento social.
• Presencia de atracones pero sin vómitos o conductas compensatorias.
• Problemas en el control de la ansiedad.
• Problemas a la hora de seguir un régimen.
• Falta de control sobre sus impulsos, especialmente en lo relativo a la comida.
• Deseos de perder peso.
• Dificultades para realizar cualquier ejercicio físico debido a su peso.
• Pérdida de las relaciones sociales.

Factores comunes en los trastornos alimenticios:

• Muy baja autoestima.
• Estado depresivo en la mayoría de los casos: cursando a menudo con una fuerte desesperanza.
• Problemas de ansiedad con respecto a la comida especialmente.
• Cambio de carácter.
• Deseos continuos de adelgazar: sin poner un límite.
• Aislamiento.
• Sentimiento de soledad y vacio.

Como hemos podido ver estamos ante unos trastornos que no se limitan únicamente a la alimentación, sino que afectan a todas las áreas de la vida de la persona, y que por tanto deben de ser tratados por diversos profesionales de la salud.

Salir de la anorexia, la bulimia y la obesidad es posible, Los trastornos alimenticios, aunque no es un trabajo fácil, requiere de mucho esfuerzo por parte de la paciente, de la familia y de muchos especialistas coordinados. Dentro de estos especialistas que deben trabajar en equipo están:

Médicos de cabecera: para la realización de un examen físico detallado, una exploración completa y una valoración del estado actual de la paciente.
Ginecólogo: para la evaluación de la amenorrea y todo lo relacionado con el desarrollo de los órganos sexuales de la adolescente, ya que en muchos casos se ha visto afectado.
Nutricionista: para informar adecuadamente acerca de la alimentación, su función, los alimentos…
Psicólogo: para el tratamiento a nivel cognitivo (mental) que evidentemente en estos casos afecta al estado físico.
Psiquiatra: en ocasiones por si es necesario recetar algún fármaco.
Dentista: en ocasiones si se ha producido un deterioro dental importante a consecuencia de los vómitos.

El trabajo psicológico es el más importante y el que más tiempo lleva. Pero también es muy importante el apoyo y la colaboración de la familia. Es un factor común que las personas que padecen estos trastornos alimenticios puedan pensar que sus padres no les entienden, que no quieren decepcionarlas, o que simplemente no les van a ayudar, pero se sorprenderían de lo dispuestos que están a ayudarles a luchar contra su enfermedad una vez que han comprendido la naturaleza del trastorno y aprender a enfrentarse a él.


  • 0
Recaídas en drogas: si no hay respuesta de afrontamiento, se produce descenso de autoeficacia, sensación indefensión y la persona se abandona a la situación

Recaídas en drogas: motivos y cómo manejarlos

Tags : 

En la medida en que la persona se rehabilita de su adicción a las drogas y se mantiene la abstinencia, aprende a reconocer las señales iniciales de alarma que preceden a las recaídas en drogas y VA AUMENTANDO una sensación de percepción de control. Cuanto mayor sea el tiempo de abstinencia, mayor será la percepción de control de la persona.

Esta percepción de control se mantendrá hasta que la persona se enfrente a una situación de ALTO RIESGO, entendida como cualquier situación que supone una amenaza para la sensación de control del sujeto e incrementa el riesgo de una recaída potencial.

Situaciones y probabilidades de recaídas en drogas

En un estudio sobre 311 recaídas se asociaron a 3 SITUACIONES PRINCIPALES el 75% de las recaídas. Estas tres situaciones de alto riesgo son:

  • 1) Estados emocionales negativos. 35% de las recaídas
  • 2) Conflictos interpersonales. 16% de las recaídas.
  • 3) La presión social. 20% de las recaídas.
  •  Otras: Estados físicos negativos (síntomas de abstinencia), poner a prueba el control personal, etc.

La probabilidad de recaída disminuye, cuando:
1) la persona es capaz de realizar una respuesta de afrontamiento eficaz en una situación de alto riesgo (Ej. Resistir la presión de grupo con habilidades de comunicación.
2) La persona posee un sentimiento de confianza sobre sus posibilidades de afrontar con éxito una situación de alto riesgo. Su expectativa de SER CAPAZ DE afrontar situaciones de alto riesgo a medida que vayan surgiendo supone un incremento de LA PERCEPCIÓN DE AUTO EFICACIA, una especie de sentimiento de “sé que puedo manejarlo”.

Entre las causas principales de las recaídas o la incapacidad para afrontar con éxito las situaciones de alto riesgo se pueden dar las siguientes razones:

  • No tener las habilidades de afrontamiento necesarias.
  • No dar la respuesta adecuada por haberla inhibido el miedo o la ansiedad.
  • No tener capacidad para reconocer esta situación de riesgo, hasta que es ya tarde.
  • Buscar de forma encubierta la aproximación sucesiva a la sustancia.
  • Disponer o planear de forma encubierta la recaída.
  • Anticipar la recompensa o crearse expectativas positivas sobre el efecto de la sustancia en cuestión, al mismo tiempo que se ignora o no se atiende a las consecuencias posteriores negativas.

Cualquiera que sea la razón, si no se realiza una respuesta de afrontamiento, es probable que la persona experimente un descenso de la auto eficacia, y aumente la sensación de indefensión y la tendencia a abandonarse de forma pasiva a la situación.

Si la situación incluye la utilización de la sustancia como forma de afrontar el estrés, se habrá establecido el marco para una probable recaída.

Cuando se viola la regla de abstinencia se produce el efecto de transgresión o violación de la abstinencia (el EVA). La intensidad de este EVA depende del grado de compromiso anterior o el esfuerzo que se había realizado para mantener la abstinencia, la duración de la abstinencia, o la importancia o percepción subjetiva que le da la persona a ese comportamiento prohibido.

Es decir este efecto EVA se caracteriza por dos elementos cognoscitivo- afectivos clave:

  • La disonancia cognitiva (conflicto).
  • Y la atribución sobre sí mismo de la causa de la recaída (culpa).

Esto suele llevar a una crisis motivacional (una reacción de desmoralización) que socava el compromiso con el objetivo de la abstinencia.

¿Por qué algunos toxicómanos rehabilitados pueden producir su propia recaída?

El beneficio es inmediato: un instante de gratificación. La recompensa de esa gratificación inmediata “sobrepasa” los costes de los efectos negativos potenciales que pueden aparecer en un futuro lejano. ¿Y si esta vez el resultado es distinto?.

¡CUIDADO CON LOS MECANISMOS DE AUTO ENGAÑO!

Concretamente la NEGACIÓN y la RACIONALIZACIÓN son dos de las formas de distorsionar y auto engañarse. Pueden negar tanto el propósito de recaer, como la importancia de las numerosas consecuencias negativas. También se puede recurrir a la racionalización para “buscar excusas” que permitan ciertas licencias y decisiones manifiestamente equivocadas.

Estos dos mecanismos actúan mano a mano para planificar de forma encubierta episodios de recaídas en drogas.

DISPONER DE LA RECAÍDA DE ESTA FORMA PERMITE AL INDIVIDUO EVITAR LA ASUNCIÓN DE SU PROPIA RESPONSABILIDAD POR EL EPISODIO DE RECAÍDA.

Por ello es importante, que la persona en proceso de deshabituación se entrene para reconocer las señales iniciales de alarma que preceden a las recaídas en drogas y como planear y llevar a cabo una serie de estrategias de afrontamiento antes de que sea demasiado tarde para hacer algo.

Por ello, es importante que el adicto que se rehabilita consiga ganar confianza en sí mismo, pero sobre expectativas realistas y de forma progresiva ir consolidándola.


  • 1
Las drogas implican un cierto grado de riesgo, dependiendo de: los efectos provocados por la sustancia, forma de consumirla y vulnerabilidad del consumidor.

Drogas, breve info sobre ellas

Tags : 

Como actúan las drogas en el cerebro

Todas las drogas implican un riesgo; y no existe ninguna que pueda considerarse totalmente segura. El grado de riesgo depende de la combinación de tres factores: efectos que genera la sustancia, la forma de consumirla y la vulnerabilidad del consumidor.

Nuestro cerebro es el órgano encargado de enviar las órdenes a nuestro cuerpo para realizar conductas, así como el que interpreta las señales del exterior.

Por ejemplo, si alguien nos da un pellizco, es nuestro cerebro (y no la piel) el que interpreta que ha sido un estímulo doloroso para nosotros.

Cada neurona envía y recibe mensajes a través de impulsos eléctricos que recorren la neurona liberando (al pasar el mensaje) unas sustancias llamadas neurotransmisores. Se forma una gran cadena entre los millones de neuronas que van pasando una y otra vez el mensaje para ser analizado y saber si es placentero.

Si realizamos deporte, tomamos nuestra comida favorita, mantenemos una relación sexual, etc nuestro cerebro pasa el mensaje de “placer” a través de las neuronas a un centro llamado el circuito de recompensa. Al identificarlo como placentero o recompensante, tendemos a repetir esa conducta.

Ante el consumo de drogas, nuestro cerebro cambia su funcionamiento y la forma en que las neuronas (mensajeros) envían las señales. Lo que sucede con las drogas, es que alteran ese mecanismo ya que lo que provocan es una alteración en la liberación de los neurotransmisores interfiriendo en el proceso de comunicación. El cerebro se confunde.

La dopamina es el neurotransmisor que regula el movimiento, la cognición, la motivación y los sentimientos de placer. El deseo de experimentar sensaciones positivas provoca que el consumo de drogas pueda aumentar, generando la posibilidad de aparición de un trastorno adictivo.

Alcohol

Es una droga depresora, que inicialmente y a dosis bajas genera euforia, pero que a medida que continua el consumo comienza la lentitud de reflejos y la depresión de los centros del cerebro que controlan la inhibición. Al estar muy desinhibido pueden aparecer conductas descontroladas e incluso violentas.

Existen dos tipos: fermentadas (vino, sidra, cerveza) y destiladas (ginebras, vodka, whisky, licores, ron,….) con una alta graduación.

La forma de calcular los niveles de alcohol en sangre es a través de las UBE (Unidad de Bebida Estándar) en la que 10 gramos de alcohol puro (1 cerveza, 1 vino) equivalen a 1 UBE. En el caso de los cubatas estaríamos hablando de 20 gramos de alcohol puro o 2 UBE. Con ésta medida podemos establecer los límites en los que deberíamos dejar de beber, pues sabemos que entre 6 UBE (hombre) y 4 UBE (mujer) estaría el límite para que comience la intoxicación.

Además afecta a la conducción de una forma relevante: disminuye el campo visual, los reflejos, aumenta el tiempo de reacción ante cualquier contratiempo y se subestima el riesgo.

Tabaco

La nicotina es una sustancia estimulante y la responsable de la dependencia al tabaco. Aunque los cigarrillos contienen miles de sustancias tóxicas que producen efectos muy negativos (monóxido de carbono).

Los efectos son: sensación de mayor concentración, activación de la memoria y en muchos casos se cree erróneamente que “te calma” cuando en realidad es un estimulante.

Por consecuencia son muchos los problemas que se derivan del uso del tabaco como tos crónica, mal aliento, nerviosismo, elevación del ritmo cardíaco, elevación de la frecuencia respiratoria y tensión arterial, pérdida de brillo en la piel y aumento de su envejecimiento, etc.

Cannabis

Es una sustancia ilegal que está calificada como perturbadora del sistema nervioso central. Sus efectos se deben principalmente a su principio activo, el THC el cual se adhiere a los tejidos grasos del organismo, como es el cerebro.

Existen muchos mitos a cerca del cannabis, pues se cree que es menos perjudicial que el tabaco cuando se produce lo contrario, pues se suelen fumar juntos y ahí sumamos efectos negativos.

Pero, ¿y si solo fumo marihuana (sin tabaco)?

Puede estar adulterado, se suele fumar sin filtro lo que afecta en mayor manera al sistema respiratorio y puede tener efectos contrarios a lo que tu buscas.
La gente tiene la creencia de que el cannabis “abre la mente”, genera tranquilidad y serenidad cuando sus consecuencias pueden ser las contrarias y provocar ansiedad, alucinaciones, dificultad para concentrarse, deterioro de la memoria reciente y desencadenar reacciones psicóticas.

Además no existe el “porro terapéutico”: en el caso de que se pueda utilizar para paliar síntomas de algunas enfermedades estaríamos hablando de los cannabinoides y no de la marihuana o hachís que en “la calle” obtenemos de la planta. Al hablar de las propiedades terapéuticas se refiere a las de algunos cannabinoides (no al THC) y éstos están siendo investigados.

Cocaína

Es una droga ilegal que se obtiene del procesamiento químico de la hoja de coca y es un estimulante del sistema nervioso central.

Los efectos que provoca inicialmente son euforia, locuacidad, sensación de bienestar, disminución de la fatiga, aumento de energía……pero…..cuando se continúa su consumo, éstos efectos se transforman provocando depresión, ansiedad, problemas para dormir, paranoias, celotipias, cansancio, abatimiento, estados delirantes, etc.

Normalmente se combina con otras sustancias como por ejemplo el alcohol, aumentando sus efectos tóxicos en el cerebro y potenciando el riesgo de problemas de adicción.


  • 0
Con los móviles adquirimos grandes ventajas, podemos tener mayor autonomía y crear espacios personalizados donde generar contenido, consultas y diversión.

Móviles en niños y adolescentes

Tags : 

La utilidad de las nuevas tecnologías: los móviles

Con la llegada de los móviles adquirimos grandes ventajas, pues nos permite tener mayor autonomía y crear un espacio personalizado donde genera contenido, consultas y diversión.

Esto permite a los adolescentes desvincularse de los padres ya que pueden estar “virtualmente ausentes” manteniendo relación con otros a través de redes sociales y de comunicación escrita por lo que ayuda al establecimiento de relaciones interpersonales. Se convierte así en una auténtica actividad de ocio (juegos, música, vídeos, etc) y de comunicación.

La identidad y prestigio también están muy presentes, tanto en los adolescentes como en los adultos; la marca, el modelo, las prestaciones, es decir la moda, marca un estilo de conducta y unos valores. El potencial atractivo consiste en que sea móviles de última generación e innovadores.

¿Qué son el abuso y la dependencia a los móviles?

Cuando hablamos de dependencia a drogas, entendemos que se utilizan de forma excesiva y que a la persona le produce problemas. El uso continuado, la tolerancia (consumir cantidades cada vez mayores), el síndrome de abstinencia (malestar si no se consume la droga) y la ansiedad y necesidad psicológica cuando no se posee o no se puede tomar la sustancia son algunas de las características más importantes.

¿Y si pensáramos todos los síntomas que produce el consumo de drogas desde la perspectiva del uso del móvil? ¿Sería comparable? La respuesta es que SÍ.

Un creciente número de estudios demuestran que las Adicciones Tecnológicas existen, a pesar de que los manuales diagnósticos todavía no las recogen como enfermedad.

Hay una serie de criterios que todas las adicciones comparten:

Utilización excesiva, asociada a una pérdida de percepción del tiempo (el tiempo pasa rápido y dejamos de atender otras necesidades o motivaciones como hacer actividades o dormir, comer, etc).

Tolerancia, cada vez utilizamos más el teléfono y queremos un mejor equipamiento (mejores móviles, más prestaciones, etc), es decir, cada vez queremos tener más y más.

Síndrome de abstinencia, preocupación, irritabilidad, tensión, ansiedad, depresión, enfados, sensación de vacío cuando no tenemos el teléfono. Aparece todo esto cuando no podemos utilizar el móvil porque estamos trabajando, estudiando, conduciendo (a pesar de ello mucha gente lo utiliza) o nos lo hemos olvidado en algún lugar lo que supone no tener teléfono en un tiempo concreto.

Otras consecuencias negativas, como discusiones con los padres, la familia o la pareja, interferencia con actividades escolares, laborales o de ocio, aislamiento de los amigos, no dormir por utilizar el teléfono, etc.

Por qué controlar que no se pase de uso a abuso

1. El atractivo de las nuevas tecnologías favorece el abuso, pues provoca fascinación y deseo de utilizarlo ya sea por modelado social, influencias publicitarias y/o sobrevaloración de los efectos positivos de su uso.
2. Puede disminuir el rendimiento escolar, al aumentar el tiempo de uso del móvil (al igual que el ordenador, videojuegos) disminuye la dedicación a otras actividades con la particularidad de que el móvil lo puedes llevar siempre y a cualquier lugar.
3. Puede aislar al adolescente, a pesar de ser un instrumento de comunicación, el utilizarlo puede hacer que el adolescente se separe del resto de miembros de la familia, “cultura de dormitorio” (encerrarse en la habitación a conectarse a internet, jugar a videojuegos o utilizar los móviles).
4. Puede desencadenar problemas familiares, relacionado con el aislamiento, puede deteriorar la comunicación con los padres y el control conductual por parte de los mismos.
5. Puede disminuir el aprendizaje natural de habilidades reales de socialización como afrontar situaciones complejas ya que a través del móvil podemos evitar resolverlas cortando la comunicación; no aprender habilidades básicas de comunicación y relación con los iguales.
6. Los problemas emocionales y de conducta favorecen el abuso o adicción
7. El abuso reduce la realización de otras actividades y aumenta el sedentarismo

Consejos para prevenir el abuso

1. Mantener un clima agradable y de diálogo en casa. Dejar que tengan su intimidad pero fomentar la comprensión y comunicación, promoviendo espacios de encuentro, afecto positivo y sincero donde la postura de los padres y de los hijos se pueda comentar sin juicios, dando paso al diálogo y a la negociación.
2. Cuanto más tarde adquieran el teléfono, mejor. La publicidad ejerce una presión importante, no obstante hay que decidir en qué momento se les entrega el teléfono y fijar unas normas de uso (poner horarios, no utilizarlo durante las comidas, realizar las tareas escolares antes de poder darle uso, tener un horario para irse a dormir, apagarlo durante la noche).
3. Tener móviles de prepago. Podemos controlar el gasto y hacer conscientes del mismo.
4. El adolescente debe hacerse cargo de los gastos del móvil (o al menos de parte de ellos). Ayuda a generar consciencia del valor de las cosas, a esforzarse por conseguirlas, a hacerles responsables y a enseñarles a controlar su conducta y de las consecuencias que de ella aparecen. Fomentamos así su madurez.
5. Enseñarles a ser críticos con la publicidad.
6. Poner reglas claras de cuando y cómo se utilizará el móvil

CONSEJOS DE UTILIZACIÓN CONSEJOS DE UTILIZACIÓN
1. Poner límite de hora por la noche, apagarlo y no dejarlo en la habitación 5. Hacerse cargo del gasto o parte de él
2. Apagar el móvil en clase 6. Apagar el móvil durante la interacción familiar (juegos, conversaciones, comidas, etc)
3. Ponerlo en silencio en lugares públicos (cine, teatro, etc) 7. No contestar al móvil en horarios inadecuados o ante ciertas actividades
4. En casa, dejar el móvil en un lugar público

7. Utilizar el móvil en lugares públicos de la casa

Como saber si mi hij@ tiene un problema con los móviles

El papel de los padres y de los profesores es fundamental para detectar si existe un problema y poder actuar, algunos de los indicadores de que puede existir son:

1. Pasa demasiado tiempo utilizando el móvil
2. Utiliza el móvil en lugares inadecuados a pesar de haber pactado que no lo haría (clase, comiendo, estudiando, haciendo deporte o actividades que requieren su atención,…)
3. Utiliza el móvil hasta muy tarde por la noche
4. Las facturas son altas
5. Aislamiento y poca comunicación en casa
6. Empeora las notas del colegio o tiene problemas en el colegio derivados de ésto
7. Tiene cambios emocionales o problemas de conducta si se le advierte, restringe o prohibe utilizar el móvil

Cómo actuar

1. Comunicación: preguntar sobre cómo se siente, dejar que hable y escucharle para poder entenderle y que sienta que es comprendido. Indicarle que lo más importante es saber que está bien y que no tiene problemas, en el caso de que los hubiesen que sienta seguridad en que los padres le van a ayudar en todo para solucionarlo. No culpabilizar y mantener esta conversación cuando haya calma, no exista ningún miembro enfadado para evitar peleas que no sirven y agravar el problema.

2. Educación: buscar información sobre el problema, preguntarle sobre casos similares en sus amigos o entorno para ver qué comportamientos poco correctos conoce y así generarle discrepancias entre lo correcto y lo que puede estar haciendo.

3. Dar ejemplo adecuado: para ello los padres somos los primeros que debemos cumplir las normas, sino nuestros consejos pierden credibilidad y nosotros autoridad.

4. Negociar: si el problema es puntual o es la primera vez que sucede se puede llegar a un acuerdo en la utilización del teléfono.

5. Disciplina justa, evitar castigos desproporcionados
6. Favorecer la realización de actividades alternativas e incompatibles con el abuso. Conocer para qué utilizan el móvil (aburrimiento, llenar su tiempo de ocio, soledad, diversión,….) y realizar actividades con ellos que lo sustituyan.
7. Buscar ayuda profesional


  • 0
Conforme la persona mantiene la abstinencia, AUMENTA la sensación de control y prevención, hasta que la persona se enfrenta a una situación de ALTO RIESGO.

Control y prevención de recaídas

Tags : 

Percepción de control y prevención de recaídas

Percepción de control y Abstinencia

En la medida en que la persona mantiene la abstinencia, VA AUMENTANDO la sensación de control y  prevención. Cuanto mayor sea el tiempo de abstinencia, mayor será la percepción de control de la persona. Esta percepción de control y prevención se mantendrá hasta que la persona se enfrente a una situación de ALTO RIESGO (cualquier situación que supone una amenaza para la sensación de control del sujeto e incrementa el riesgo de una recaída)

3 tres situaciones de alto riesgo

1. Estados emocionales negativos.
2. Conflictos interpersonales.
3. La presión social.
4. Otras: Estados físicos negativos, poner a prueba el control personal, etc.

La probabilidad de recaída disminuye cuando:
1. La persona es capaz evitar eficazmente una situación de alto riesgo (Ej. Resistir la presión de grupo).
2. La persona confía en sus posibilidades de afrontar con éxito la situación riesgo. Cuidado con el EXCESO DE CONFIANZA. Apoyar el afrontamiento sobre expectativas realistas

Causas de recaída:

– No tener las habilidades de afrontamiento necesarias.
– No dar la respuesta adecuada por haberla inhibido el miedo o la ansiedad.
– No tener capacidad para reconocer esta situación de riesgo, hasta que es ya tarde.
– Buscar de forma encubierta la aproximación sucesiva a la sustancia.
– Disponer o planear de forma encubierta la recaída.
– Anticipar la recompensa o crearse expectativas positivas sobre el efecto de la sustancia en cuestión, al mismo tiempo que se ignora o no se atiende a las consecuencias posteriores negativas.

La falta de afrontamiento = descenso de la auto eficacia = aumenta la sensación de indefensión y la tendencia al afrontamiento pasivo (Incluye la utilización de la sustancia como forma de afrontar el estrés). Esto suele llevar a una crisis motivacional (reacción de desmoralización) que rompe el compromiso con la abstinencia.

La recaída supone un efecto de violación de la abstinencia (EVA). Su intensidad depende del compromiso, el esfuerzo, la duración de o la importancia que le da la persona a la abstinencia. Este efecto se caracteriza por:
– Conflicto: reconocer el fracaso
– Culpa

Mecanismos de Auto engaño: Concretamente la NEGACIÓN y la RACIONALIZACIÓN son dos de las formas de distorsionar y auto engañarse.
– Negar ganas de consumir
– Minimizar las consecuencias negativas del consumo
– “Buscar excusas”: justificaciones que permitan ciertas licencias y decisiones manifiestamente equivocadas (recaída encubierta) evitar la asunción de responsabilidades por la recaída

Manejar los deslices

– Establecer metas relacionadas con la abstinencia
– Evaluar hábitos de consumo
– Angustia generada por la abstinencia
– Justificaciones del paciente para consumir
– Identificar el grado de compromiso con la abstinencia
– Recordar hundimiento y euforia después del consumo
– Reducción de la disponibilidad de droga (por ejemplo decir a sus amigos su problema, aleatoriedad…): Minimizar exposicionesDecisiones aparentemente irrelevantes
– Interpretar adecuadamente la recaída.
– Analizar el trasfondo psicológico del desliz: ej. derecho a la recompensa
– Desmitificar el craving: aprender a identificar y tolerar el estado emocional
– Modificación del estilo de vida
– Desliz como oportunidad de aprendizaje; toma de contacto con la realidad del problema + puesta en marcha de habilidades aprendidas (auto control y búsqueda de ayuda


  • 0
El modelo Bio-psico-social contempla al drogodependiente como una persona, en la cual confluyen una serie de disfunciones psicológicas, sociales y orgánicas

Modelo Bio-psico-social en tratamiento de adicción

Tags : 

El modelo Bio-psico-social desde el que abordamos la problemática de la adicción a las drogas, contempla al drogodependiente como una persona, en la cual confluyen una serie de disfunciones psicológicas, sociales y orgánicas a lo largo de su historia de aprendizaje.

TRASTORNO ADICTIVO

Patrón desadaptativo de comportamiento que provoca una dependencia física, psiquica o de ambos tipos a una sustancia o conducta determinada repercutiendo negativamente en las esferas psicológica, fisica y/o social de la persona y su entorno.

DROGODEPENDENCIA

Trastorno adictivo definido como:

Aquel estado psiquico y a veces físico y social, causado por la acción reciproca entre una droga y un organismo vivo que se caracteriza por modificaciones en el comportamiento y otras reacciones que comprenden un impulso irreprimible por consumir una droga en forma continuada o periodica, a fin de experimentar sus efectos psiquicos y/o fisicos y,a veces, evitar el malestar producido por su privación.

DESHABITUACIÓN.

Proceso orientado al aprendizaje de estrategias terapéuticas que permitan al drogodependiente a enfrentarse a los factores de riesgo asociados al consumo de drogas, con el objetivo final de eliminar su dependencia a las mismas.

El modelo Bio-psico-social

El drogodependiente es una persona en crisis, en conflicto consigo mismo y con el mundo que le rodea. Se crea una falsa imagen de sí mismo, tras la cuál oculta su vida de sentimientos, emociones, etc. Esta imagen viene sostenida por la apariencia: forma de vestir, lenguaje y conductas determinadas; además le impide estar en contacto consigo mismo, ocasionándole un distanciamiento de la realidad y un desequilibrio interno entre emociones, sentimientos y razón.

En general, aprende a expresarse por mecanismos de defensa (patrones de sentimientos, pensamientos o conductas que son relativamente involuntarios y que emergen en respuesta a la percepción de alguna amenaza psíquica) y en especial por la JUSTIFICACIÓN de los consumos (proyección, minimización, negación, y racionalización).

Nuestro objetivo consiste por una parte en hacer consciente (insigt/darse cuenta), a la persona con una adicción a sustancias de cómo parte de su problema de adicción se crea a partir de la manera en como conceptualiza (percibe) su mundo y por otra en la resolución de desórdenes conductuales específicos (Ej. la adquisición de hábitos perjudiciales para su salud) mediante la aplicación de principios y técnicas de aprendizaje.

Como RESULTADO de este trabajo se espera poder conseguir un cambio o reestructuración en la forma de interpretar la realidad (corrigiendo las distorsiones cognitivas y los esquemas disfuncionales) y en la manera de afrontar los problemas (dotando de habilidades o estrategias de afrontamiento), que permita corregir la disfunción del modelo Bio-psico-social acumulada.


  • 0
CRAVING es una experiencia subjetiva, muy variable según la persona y los momentos que ésta atraviesa, en la que aparece un ansia irrefrenable por la droga.

Craving, deseo irrefrenable por las drogas

Tags : 

Adicción: El Craving

El CRAVING es una experiencia subjetiva, muy variable según la persona, e incluso variable en distintos momentos de la misma persona en la que aparece un deseo de ansia irrefrenable por la droga.

El craving genera un alto grado de malestar en la persona, ya que interrumpe su funcionamiento cotidiano pudiendo entorpecer, e incluso, incapacitar para tareas elementales. En general, va disminuyendo gradual e irregularmente después de semanas de abstinencia, reproduciéndose fácilmente tras meses, e incluso años, de abstinencia.

Tiene mucho que ver tanto con el abandono de programas de deshabituación como en las recaídas en consumidores que llevan tiempo abstinentes.

Sin embargo si la persona aprende a manejarlo, puede funcionar como protector, ya que:
– Fortalecería el compromiso de la persona con la abstinencia.
– Supondría una experiencia de aprendizaje
– Se añadiría un logro a la auto estima, lo que aumentaría las expectativas de auto eficacia en situaciones futuras.

El OBJETIVO PRINCIPAL es, por tanto, enseñar a la persona a identificar, reenfocar y afrontar de manera apropiada las vivencias de craving, a fin de que éstas no supongan un obstáculo en su recuperación.

Como aparece

El craving puede aparecer tras:

  • Estímulos (externos/internos) asociados al consumo
  • Pequeñas cantidades de droga (principal/sustitución)
  • Estrés (activación emocional disfuncional)
  • La falta de resistencia, o deterioro de la capacidad de autocontrol en la conducta de consumo, relacionada con la capacidad de inhibición de respuestas inapropiadas.

Las áreas cerebrales implicadas en la conducta adictiva son aquellas ligadas a las vías dopaminérgicas del sistema mesolímbico y mesocortical. Se plantean tres teorías explicativas:

 La dopamina es una mediadora del placer o del tono hedónico
 La teoría de saliencia o sensibilización del incentivo
 La función principal de la dopamina sería la facilitación de aprendizajes asociativos,

Beck propone los siguientes:

  • Craving como respuesta a los síntomas de abstinencia. En la medida en que se está hablando de un consumo generado a fin de aliviar una sintomatología de abstinencia que resulta aversiva para el sujeto, se trataría de un tipo de refuerzo negativo.
  • Craving como respuesta a la falta de placer. Se relaciona con aquellas personas que buscan una mejora en su estado anímico de la forma más rápida e intensa posible.
  • Craving como respuesta condicionada a las señales asociadas a la sustancia. Se trataría de un craving generado de manera automática por señales que pueden ser consideradas “claves ambientales” inductoras de craving.
  • Craving como respuesta a los deseos hedónicos. Es el que se produce cuando el paciente desea aumentar una experiencia que le resulta placentera.

Hay que tener en cuenta que el craving:

 Es una experiencia normal y no una señal de fracaso.
 Más bien es una oportunidad para aprender.
 Es una experiencia autolimitada en el tiempo.
 Se recomienda utilizar en este sentido la analogía de la ola del mar: el craving crece hasta alcanzar un punto álgido, pero luego progresivamente se desvanece.
 Esta analogía ha dado lugar a la técnica conocida como el “urge surfing”.
 Con la abstinencia se debilita y se hace más corto.

¿Que pasos seguir para superar el craving?

 Reconocer.
 Evitar.
 Afrontar.

Identificación de estímulos desencadenantes. Con un doble objetivo: el control de estímulos y la evitación por parte del sujeto de esos estímulos disparadores por una parte, y por otra la exposición con prevención de respuesta y el manejo del ansia por el consumo.

Reestructuración cognitiva: Modificación de creencias erróneas que mantiene el sujeto, que condicionan su relación con la droga y el afrontamiento de situaciones de la vida cotidiana. Se utilizan autorregistros en los que el paciente refleje los pensamientos automáticos asociados a los cravings e impulsos.

Solución de problemas: Permite afrontar adecuadamente aquellas situaciones conflictivas e incrementar la autoeficacia

Técnicas de distracción: Cambiar el foco atencional de interno a externo, como, por ejemplo, realizar alguna actividad alternativa.

Hablar acerca del craving: primero es necesario evaluar en quiénes puede estar indicado.

Tarjetas flash: Tener a mano consecuencias negativas del consumo, consecuencias positivas de la abstinencia, y autoinstrucciones. Se trata de tarjetas de pequeño tamaño, que el paciente puede llevar en la cartera y consultar en un momento de crisis.

Entrenamiento en relajación: disminuye de manera natural la ansiedad que el paciente pueda presentar de manera aguda o crónica.


  • 4
Drogadicción algunos de los motivos por los que la gente comienza el consumo de drogas:experimentar algo nuevo, animarse, divertirse, olvidar problemas, etc

Drogadicción: Por qué alguien se droga

Tags : 

DROGADICCIÓN ¿POR QUÉ LA GENTE SE DROGA?

Es difícil responder esta pregunta, ya que cada persona es diferente y cada una BUSCA algo distinto cuando toma drogas: experimentar algo nuevo, animarse y divertirse, olvidar problemas, superar la angustia o la tristeza, relacionarse mejor con los demás, etc. Algunos de los motivos por los que la gente se inicia en un proceso de drogadicción pueden ser los siguientes:

  • Necesidades personales y sociales del consumidor:

o Falta de bienestar psicológico, falta de auto estima, crisis personales/vitales
o Búsqueda de placer, curiosidad por experimentar….
o Características de personalidad: baja tolerancia a la frustración, impulsividad, déficit de auto control…
o Historia de aprendizaje: afrontamiento evitativo, control externo…..

  • Presión del grupo social al que pertenece
  • Modelos de referencia
  • Control familiar inconsistente
  • Factores sociales relacionados con sistema de valores socioculturales, control normativo, ocio y tiempo libre, publicidad, disponibilidad de la droga….

FACTORES DE RIESGO DE LA DROGADICCIÓN

Los factores de riesgo de consumo de drogas son aquellas circunstancias que potencian la vulnerabilidad de las personas ante el consumo. Son situaciones y características, tanto personales como ambientales, que debilitan a la persona. No establecen una causa directa de que la persona inicie el consumo de sustancias, pero aumenta la vulnerabilidad cuantos más factores de riesgo se presenten.

• Las sustancias por sí solas no significan nada; adquieren sentido a partir de un sujeto que las usa, para el cual cumplen una función determinada, y en un ambiente socio-cultural que les da un valor simbólico.
• Las personas son el elemento clave en el consumo de drogas. Las drogas no tienen vida propia. Hay oferta de drogas, porque hay gente dispuesta a tomarlas. El quid de la cuestión está en determinar por qué y para qué las necesitan.
• El ambiente en que se mueve la persona también es decisivo a la hora de consumir drogas. Estas situaciones originan la selección y manipulación de la información sobre los efectos de las sustancias; se minimizan los riesgos y se exageran sus ventajas.

ÁREA SOCIOCULTURALLas situaciones sociales y contextuales inciden en el origen y mantenimiento de la conducta adictiva.

La drogadicción sería una forma de afrontar las situaciones difíciles de la vida.

La adicción suele comenzar para escapar de algún tipo de dolor, físico o emocional. Como esto es difícil de conseguir, refugiarse en una adicción supone ver la vida desde otro lado. Además, como nuestra vida cotidiana está cada vez más controlada, la adicción es una forma de escapar a dicho control.

ÁREA PSICOLÓGICA 

Efectos específicos de las drogas ayudan a que aparezca una preferencia por la droga porque permiten la expresión de ciertos sentimientos. Ante determinados sentimientos y problemas habrá una droga que será preferente usar para resolver el problema. Buscar una droga es, por tanto una forma desadaptativa de solucionar un problema.

El uso inicial de la droga aparece cuando el sujeto tiene sentimientos de afecto negativo y la droga le reduce, acto seguido a su consumo, este sentimiento negativo. El malestar psicológico sería por tanto el motivador del uso inicial de drogas. Ahora bien, el uso de drogas provoca una escalada del consumo, porque el propio uso dificulta e incluso impide encontrar otras vías para solucionar los problemas de salida. A largo plazo, las personas se encontrarán con más dificultades aún para enfrentarse a los acontecimientos vitales. La adicción además, se asegura de que no puedan encontrar otra solución alternativa a sus problemas.

Con todo esto, a largo plazo, una droga adictiva no puede sino incrementar ella misma el sentimiento de malestar.

ÁREA MÉDICA

Una persona adicta tiene una enfermedad física, que poseerá carácter crónico. La drogadicción que dependen de una cierta predisposición biológica que favorece la  pérdida de control y la persistencia en el consumo a pesar de las consecuencias negativas.

 ÁREA  COGNITIVA 

Adicción como una respuesta de afrontamiento exitosa, aunque desadaptativa, a las demandas situacionales.

El uso de drogas se desencadena por estímulos que pueden ser internos o externos; positivos o negativos (ansiedad, alegría, conflictos interpersonales, contacto con otros usuarios, problemas escolares…).  Estos estímulos activan la respuesta del uso de drogas.

Circuito cognitivo: los estímulos activan las creencias sobre las drogas (ejemplo: alivio de una situación determinada), estas ideas provocan el deseo de consumir drogas. Siguiendo estos impulsos, el sujeto se da permiso para consumir, y planea como hacerlo. 

ÁREA SISTÉMICA O FAMILIAR

Papel de las relaciones interpersonales y sistemas (familia, amigos, trabajo…). Adicción en el contexto de las relaciones interpersonales con la familia y el grupo de pares (amigos, compañeros…).

La drogadicción suele iniciarse en la adolescencia. En esta etapa se esperan cambios en todas las áreas de la persona, los adolescentes tienden a estar más fuera de control, buscando la identidad, el sentido de la independencia y el apoyo de los adultos.


  • 2
Cannabis, creencias erróneas sobre la sustancia y los riesgos de su consumo habitual, provoca una serie de daños orgánicos y psicológicos.

Cannabis: Mitos y realidades

Tags : 

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE CANNABIS

Cannabis, creencias erróneas sobre la sustancia y los riesgos de su consumo habitual, provoca una serie de daños orgánicos y psicológicos.

1. Mito: Es un producto inofensivo para la salud, ya que es un producto natural. Es una droga ecológica, es la sustancia de la paz y el relax.

Realidad: Producto natural y producto inocuo no son sinónimos. El tabaco y el opio también son naturales y nadie duda de sus riesgos. El consumo de cannabis provoca alteraciones en el funcionamiento normal del cerebro, lo cual no es nada ecológico.

2. Mito: Los jóvenes consumen cannabis porque está prohibido: si se legalizara se consumiría menos.

Realidad: Las drogas que más se consumen entre los jóvenes son el alcohol y el tabaco, y éstas son legales. Además, en el consumo, más que la prohibición, influye la facilidad para conseguir la sustancia y el grado de aceptación social de la misma.

3. Mito: El cannabis tiene efectos terapéuticos, por lo que no debe ser malo fumarse un porro de vez en cuando.

Realidad: Los usos médicos del cannabis deben  realizarse de manera controlada, como con cualquier otro fármaco y no tienen nada que ver con el uso recreativo. Su consumo, especialmente fumado, no sólo no supone beneficios para la salud sino todo lo contrario, ya que afecta tanto a la salud física como mental de sus consumidores.

 4. Mito: El consumo de cannabis puede controlarse ya que no produce adicción.

Realidad:Está científicamente demostrado que su consumo continuado puede producir adicción según criterios psiquiátricos, especialmente cuando se consume en la adolescencia.  Anualmente, cerca de 4.000 personas en España inician tratamiento por problemas de adicción al cannabis.

 5. Mito: El hachís o la marihuana no son realmente drogas.

 Realidad:Son drogas ilegales y su consumo en lugares públicos se considera una infracción grave  y está sancionado con multas de 300 a 30.050 euros. La conducción de vehículos bajo la influencia del cannabis esta sancionado con penas de arresto, multa y privación del carné de conducir durante cuatro años

6. Mito: Fumar cannabis resulta menos perjudicial que fumar tabaco.

Realidad: Los perjuicios del consumo de una sustancia dependen de muchos factores, no sólo de la sustancia (quien, cuando, como y porque se consume) pero si se le quiere comparar con el tabaco, hay que decir que también contiene sustancias cancerígenas. El cannabis contiene muchos de los carcinógenos y mutágenos del tabaco y en mayor cantidad (un 50% más). Además, la forma de consumirlo (fumada, sin filtro y con aspiraciones profundas) aumenta los riesgos de padecer cáncer. Tiene efecto broncodilatador, lo que favorece la absorción de las sustancias tóxicas, y al igual que ocurre con el tabaco, también es perjudicial para los fumadores pasivos.También hay riesgos para el fumador pasivo de cannabis.

 ¿Qué riesgos y consecuencias tiene el consumo de cannabis?

* El hecho de fumarse sin filtro, aspirando profundamente el humo, reteniéndolo en los pulmones y apurándolo hasta el final, favorece enfermedades como la bronquitis crónica, el enfisema pulmonar o el cáncer de pulmón. Además, su efecto broncodilatador potencia la absorción de sustancias tóxicas.

* Altera el sistema cardio-circulatorio, provocando taquicardia, por lo que las personas con hipertensión o insuficiencia cardíaca pueden sufrir un empeoramiento de su sintomatología.

* Existen datos que indican que podría haber un aumento de la incidencia de depresiones y psicosis por el consumo crónico de esta sustancia.

El impacto psicológico del consumo de cannabis tiene una especial relevancia, dado que quienes lo utilizan principalmente son los jóvenes. Provoca dificultades para estudiar, al disminuir las funciones de atención, concentración, abstracción y memoria, obstaculizando, por tanto, el aprendizaje. Puede causar reacciones agudas de ansiedad y, en personas con predisposición a padecer trastornos mentales, puede provocar la aparición de estos trastornos o agravar los que ya se padecen.

Cada vez hay más datos que demuestran el efecto perjudicial del consumo de cannabis asociado a la conducción de vehículos, especialmente si se combina con alcohol, lo que hace que aumente el riesgo de accidentes.

Situaciones de especial riesgo

Todo consumo implica un riesgo pero éste es mayor en algunas circunstancias:

* Adolescencia: el cannabis provoca cambios neurobiológicos durante el periodo de maduración cerebral. El inicio temprano del consumo se asocia con la aparición de trastornos mentales en la edad adulta, como la ansiedad, la depresión y la psicosis, con un mayor consumo de otras drogas en el futuro, con más dificultad para dejar de consumir, con problemas de rendimiento escolar y con el abandono prematuro de los estudios.

* Conducción de vehículos: el cannabis dificulta la ejecución de tareas que exigen coordinación y atención. Su combinación con alcohol aumenta el riesgo de sufrir un accidente en un 50%.

* Embarazo y lactancia: puede perjudicar el desarrollo del feto, aumentar el riesgo de bajo peso al nacer y producir alteración en las funciones mentales del niño. Se relaciona con la aparición del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

* Estudio y aprendizaje: dificulta el aprendizaje y las tareas que requieren concentración. Este efecto permanece incluso mucho tiempo después de su consumo, debido a su larga vida media en el organismo, por lo que consumir el fin de semana influirá en el rendimiento escolar de los días siguientes.

* Enfermedades previas o actuales: las personas que han tenido o tienen problemas psiquiátricos, respiratorios, cardiovasculares o alérgicos son especialmente vulnerables a las consecuencias negativas del consumo de cannabis.

Además, aún cuando no existan circunstancias que favorezcan el consumo, la adolescencia es en sí una etapa de especial vulnerabilidad frente a las drogas. La búsqueda de uno mismo, las ganas de construir la propia personalidad y de experimentar cosas nuevas, el sentimiento de invulnerabilidad, la necesidad de sentirse integrado en el grupo (¡la presión del grupo es uno de los más importantes factores de riesgo!) y la falta de habilidades para resistir a las presiones de los amigos, son algunos de los elementos que favorecen la experimentación con este tipo de sustancias. La disponibilidad económica y la ausencia de normas se han mostrado también como factores de riesgo.

Condiciones favorecedoras del consumo en jóvenes

* Curiosidad por experimentar.

* Búsqueda del placer sin más.

* Baja tolerancia a la frustración.

* Presión del grupo de iguales (compañeros).

* Dificultad para plantearse metas a medio o largo plazo.

* Control familiar muy autoritario o muy relajado o variable.

* Disponibilidad de las drogas.


  • 0
El alcohol "disuelve" la conciencia. Sin el freno ético, desinhibido, las personas pueden manifestar de forma más frecuente pulsiones agresivas.

Alcohol: 22 cuestiones sobre alcoholismo

Tags : 

22 Cuestiones sobre el alcohol

Preguntas y respuestas sobre la adicción al alcohol o alcoholismo

1. ¿Es el alcohol una droga? ¿Por qué? 1. Es una droga que influye en el Sistema Nervioso Central y modifica el comportamiento.
2. ¿El alcohol hace a las personas más sociables? 2. No. No crea gente nueva, no “saca” nada donde no hay nada que sacar. Sólo desinhibe.
3. ¿Cómo puede saberse si alguien es alcohólico? 3. Poner a prueba su autocontrol. Pedirle, por ejemplo, que deje de beber un mes.
4. Los alcohólicos, ¿tienen hijos con problemas?  4. Existe alto riesgo sobre todo en mujeres alcohólicas que consumen durante su embarazo (Síndrome alcohólico fetal)
5. ¿Se hereda el alcoholismo? 5. Hoy se admite la existencia de una predisposición genética. A ello habría que sumar, la “herencia social”, es decir, la influencia interpersonal de la familia en relación con usos, costumbres, patrones de consumo, etc
6. ¿Puede llevar el alcohol a consumir otro tipo de drogas? ¿Por qué? 6. Por la propia subcultura consumista que puede prescribir la asociación de alcohol y cannabicos, o coca, etc. Por experimentación…
7. ¿Sabes cuál es la T.A.S. límite para poder conducir? 7. 0,5 grs de alcohol por litro de sangre con carácter general
8. Desde el punto de vista sanitario, ¿qué es más peligroso, los porros o el bebidas alcohólicas? 8. El alcohol, aunque todas son sanitariamente peligrosas.
9. ¿Y entre el alcohol y el ácido (LSD 25)? 9. El alcohol.
10. ¿Es una droga dura o blanda?, ¿por qué? 10. No es correcta esa clasificación de las drogas, el alcohol crea dependencia física y psíquica.
11. Qué es más arriesgado, ¿beber vino o beber ginebra?  11. Igual. Todo depende de los gramos consumidos y el tiempo en el que se haga.
12. ¿Por qué la gente joven consume alcohol? 13. Valores consumistas, búsqueda de sedación, evasión,…
13. ¿Para llegar a ser alcohólico, es preciso haberse emborrachado antes con frecuencia?  14. No.
14. ¿Para llegar a ser alcohólico, es preciso beber a diario o casi todos los días? ¿Puede haber un alcohólico que consuma cada tres meses?  15. No es necesario beber a diario para tener una dependencia al alcohol. Una persona puede consumir cada cierto tiempo y cumplir criterios de dependencia. 
15. Entre invitaciones de unos y otros, todos los días bebo 1 litro de cerveza. Lo vengo haciendo hace años. ¿Puedo ser un alcohólico? ¿Puedo tener problemas físicos y no saberlo?  16. Sí. 
16. Si es verdad que es tan nocivo, ¿por qué se vende?  17. Evidentemente, si no aportara más beneficios económicos que costos, algo se habría hecho en materia de oferta.
17. ¿Qué influencia puede tener sobre sus hijos el que un padre sea alcohólico? 18. El desarrollo de los hijos de alcohólicos es un desarrollo en ansiedad, lo cual puede determinar anomalías en la evolución caracterial (inseguridad, dificultades interpersonales, etc.). Junto a ello hay que señalar igualmente los procesos de identificación que tienen lugar en los hijos con sus padres, por cuya vía, puede haber un posible alcoholismo del hijo.
18. ¿Qué debe hacer la familia, los padres, si observan que su hijo bebe? 19. Crear reglas de juego firmes y consensuadas con el chico frente al consumo.
19. ¿El alcohol puede ser un arma para acallar la protesta juvenil? 20. A ti ¿qué te parece?
20. Su consumo, ¿puede originar delincuencia? 21. Sí. El alcohol “disuelve” la conciencia. Sin el freno ético, desinhibido, las personas pueden manifestar de forma más frecuente pulsiones agresivas.
21. ¿Es preventivo prohibir la venta de bebidas alcohólicas a menores? 22. Sí, aunque el trabajo de prevención no sólo depende del control sobre la oferta, sino sustancialmente del cambio de actitudes frente al consumo.
22. Según el Plan Nacional Sobre Drogas el alcohol junto con el tabaco son las drogas que antes se consumen, ¿por qué? Por que son drogas legales, su accesibilidad y minimización de riesgos ante la sociedad es menor y por tanto se es más permisivo con su consumo.

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies