Trastorno de Déficit de Atención en adultos

Trastorno de Déficit de Atención en adultos

A pesar de lo que pueda creerse popularmente, el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo que se origina en la infancia, pero que no es exclusivo de este periodo de la vida: los síntomas y la diversidad funcional que acarrea no tienen por qué desaparecer en la edad adulta. De hecho, el trastorno persiste en más del 50% de los casos, según Faraone, Biederman y Mick en The age-dependent decline of attention deficit-hyperactivity disorder: a meta-analysis of folow-up studies.

Déficit de atención en adultos: ¿cómo se presenta?

A continuación, vamos a exponer algunos de los síntomas que pueden percibirse en el déficit de atención en adultos:

  1. Déficit de atención. Precisamente, el síntoma que da nombre al trastorno es más perceptible en adultos porque llama más la atención que cuando se da en un niño, ya que estamos acostumbrados a las mentes inquietas y distraídas de los más pequeños. Este déficit de atención en adultos se manifiesta en: dificultad a la hora de prestar atención y concentrarse, desorganización e incapacidad de ordenar trabajos y tareas, problemas para empezar o acabar proyectos, problemas de gestión del tiempo y facilidad para olvidarse de las cosas. Todos estos puntos pueden provocar conflicto en, por ejemplo, el entorno laboral de la persona, dado que se realizan actividades que requieren aumentar el nivel de atención en lo que se está haciendo, así como concentración y comprensión acerca del tiempo que se tiene para cada tarea. Los fallos de organización y los despistes pueden acarrearles problemas que pueden generarles frustración.
  2. Impulsividad. Esta impulsividad que en los niños se ve muy clara, en los adultos se muestra de la siguiente manera: suelen cortar las relaciones de pareja de forma prematura, cambian de trabajo con cierta asiduidad, les falta paciencia, pierden en control emocional con facilidad, conducen de forma temeraria, incurren en otras infracciones automovilísticas y pueden llegar a consumir sustancias tóxicas o estupefacientes. Estos síntomas tendrían impacto en tres de las áreas vitales más importantes: la familia, el trabajo y el entorno social.
  3. Hiperactividad. Aunque este síntoma también está presente en el nombre del trastorno, en el caso que estamos viendo de déficit de atención en adultos se da con menor frecuencia que en niños. Las diferentes maneras en las que se muestra son: necesidad de estar en constante actividad, tendencia a sobrecargar su horario, la elección de trabajos que precisan de una mayor ocupación. Estos tres puntos son claves para que esa persona se convierta en el llamado workaholic, un adicto al trabajo.
LEER MÁS  Drogadicción: Por qué alguien se droga
Trastorno de Déficit de Atención en adultos

Causas del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en adultos

A pesar de que los estudios al respecto del TDAH en adultos siguen desarrollándose hoy en día y no se han extraído muchas conclusiones claras, sí tenemos constancia de algunos factores que se ven involucrados en el devenir de este trastorno:

  1. Factores genéticos. Efectivamente, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad podría ser hereditario.
  2. Factores ambientales. Asimismo, el entorno y los ambientes en los que crece una persona pueden ser desencadenantes de este trastorno en la infancia. No solo hablamos de situaciones que pueda experimentar a una edad muy temprana el niño o niña, sino también de exposición a ciertas sustancias nocivas, por ejemplo.
  3. Problemas en el desarrollo de la persona. Por último, el sistema nervioso central puede verse afectado durante las etapas de crecimiento, influyendo en que se genere este trastorno.

Factores de riesgo en el TDAH

El riesgo de que un adulto padezca TDAH aumenta cuando…

  • Tiene parientes consanguíneos con algún trastorno de salud mental.
  • Su madre tuvo hábitos nocivos para el feto durante el embarazo, como fumar, beber alcohol, consumir sustancias estupefacientes…
  • Durante su infancia, estuvo expuesto a toxinas ambientales.
  • Nació de forma prematura.

¿No estás seguro de si tienes o no Trastorno de Déficit de Atención en adultos?

Puede que, leyendo este artículo, te hayas sentido identificado o identificada con algunos o muchos de los síntomas o manifestaciones mostrados anteriormente. No te preocupes y, sobre todo, ¡no te autodiagnostiques! El diagnóstico de un TDAH en una persona adulta debe ser realizado por profesionales del sector. Si los síntomas que has reconocido como propios se han dado en un momento concreto de tu vida, pero no siempre, o ya han remitido, o se dan ocasionalmente, es más que probable que no tengas déficit de atención en adultos.

LEER MÁS  Procesos de cambio en adicciones

Si consideras que los síntomas que presentas actualmente son lo suficientemente graves como para alarmarse, te recomendamos que acudas a un especialista antes de sacar tus propias conclusiones. De esta manera, las personas encargadas de realizar tu diagnóstico podrán indicarte qué te ocurre y, en caso de tener TDAH, en qué momento de tu infancia comenzó a desarrollarse.

Ahora que ya conoces los aspectos básicos sobre este trastorno, contacta con nuestros profesionales para obtener más información o realizarte un diagnóstico. En Unnidesdro, te guiaremos y apoyaremos en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.