Técnica EMDR: terapia superación síntomas TEPT

Técnica EMDR es una herramienta terapéutica que ayuda a mejorar o eliminar los síntomas del trastorno de estrés post traumático (TEPT)

Investigación de nuevas técnicas: Tratamiento con EMDR

Desensibilización por movimiento ocular y reprocesamiento

La técnica EMDR (desensibilización por movimiento ocular y reprocesamiento) fue impulsada por Francine Shapiro en los años 80. La Dra. Shapiro, descubrió por casualidad el procedimiento cuando, una vez tratada con éxito de un cáncer, comenzó a experimentar un alivio de los síntomas del trauma por la acción de una serie de movimientos oculares rítmicos. Éste descubrimiento, la llevó a comunicarlo a sus compañeros terapeutas y comenzó la investigación y aplicación de ésta técnica.

¿Para qué y cómo se utiliza el EMDR?

Se trata de una herramienta terapéutica eminentemente práctica que, ayuda a la mejora o eliminación de los síntomas del trastorno de estrés post traumático (TEPT).

En la aplicación del método, se pide al paciente que focalice en imágenes, la parte más traumática de la situación problema, identificando los pensamientos negativos que le sugieren las imágenes. Mientras tanto, el terapeuta estimula alternativamente la vista del paciente moviendo dos dedos de lado a lado frente a la cara del paciente, que debe seguir el movimiento con los ojos. Ésta estimulación alternada también se puede llevar a cabo con estimulación táctil o sonora.

Con esta técnica, se consigue un reprocesamiento de la imagen traumática, también se instala una cognición más positiva que coincide con el nuevo estado de relajación y disminución de los síntomas físicos que en principio aparecían al recordar la imagen traumática.

LEER MÁS  Actitud: cómo mejorarla

Teorías que podrían explicar su efecto

Diferentes hipótesis han tratado de explicar por qué la EMDR funciona, parece ser que la estimulación bilateral ayuda a que las experiencias traumáticas se reprocesen quedando almacenadas como un recuerdo y no como una vivencia presente. Esto permite que la información pueda ser procesada neurológicamente hasta tu resolución adaptativa.

La mayor limitación de esta técnica es que por el momento no existe una validación científica que explique por qué funciona.

La teoría del “Procesamiento Acelerado de la Información” es lo que más se acerca a una posible explicación científica. Esta teoría dice que hay un equilibrio neurológico que permite a la información ser procesada hasta una resolución adaptativa, es decir, que se han establecido conexiones apropiadas y que la experiencia ha sido utilizada de forma constructiva por el sujeto y se integra en un esquema positivo emocional y cognitivo.  En el trauma, este equilibrio se rompe por los cambios en neurotransmisores como la adrenalina. Debido a este desequilibrio, el sistema no puede funcionar correctamente y la información que se recoge (imágenes, sonidos, emociones y sensaciones físicas) se mantiene en su estado original, sin poder ser procesada. Esto mantiene al sujeto en un estado de excitación permanente que hace que un número considerable de estímulos internos y externos activen el recuerdo en forma de pesadillas, flashbacks y pensamientos intrusivos.

Hipótesis de funcionamiento

La hipótesis es que la estimulación bilateral activa un mecanismo fisiológico que pone en funcionamiento el sistema de procesamiento de la información. Así, si a una persona que esté recordando el trauma como si fuera el presente, se le activa el mecanismo de procesamiento de la información mediante la técnica de EMDR, debería poder procesar la información de forma adaptativa y así aliviar los síntomas del TEPT.

LEER MÁS  Trabajo en Equipo, desarrolla tus Habilidades Sociales
Conclusiones

En conclusión, debemos saber que al aplicar esta técnica, el terapeuta debe elegir bien a qué pacientes les podría beneficiar y complementarla siempre con otro tipo de terapia convencional, como la terapia cognitivo conductual.

Parece que el EMDR se está introduciendo entre las opciones terapéuticas de uso común, pues es una herramienta práctica que cuenta con un protocolo de administración fácil de aprender y dominar, que además está dando resultados muy favorables para el tratamiento del TEPT. Por otra parte, al no tener una base teórica muy definida, permite una cómoda aceptación para los terapeutas de cualquier disciplina psicológica, ya que ofrece buenos resultados sin ser una técnica basada en una disciplina concreta.  Sin embargo, esta falta de teoría también es una limitación que debería solventarse con más investigaciones sobre su uso y eficacia que permitan demostrar las hipótesis.

Texto de Noelia Fabuel. Psicóloga, estudiante de Master de Psicología Clínica de ISEP